15 maneras de diferenciarte sin traicionarte | Neus Arqués

15 maneras de diferenciarte sin sentir que te estás traicionando

A mí me educaron en la  discreción.  Me enseñaron que no convenía llamar la atención. Que en clase no se levantaba la mano, ni se preguntaba ni se intervenía, salvo si el profesor te sacaba a la pizarra. Y salir a  la pizarra era lo peor.

A los profesionales que fuimos educados en la uniformidad hoy nos cuesta mucho hacer visible nuestra propuesta.  Resulta que  para contratarnos,  el mercado primero nos tiene que ver. Y para que nos vean, necesitamos diferenciarnos. Justo lo contrario de todo lo que nos enseñaron. Por eso cuando nos hablan de diferenciación sentimos que no es “lo correcto”.

En el actual mercado, diferenciarse es imprescindible. Si nos presentamos como “iguales al otro/a”, seremos percibidos como intercambiables. Por lo tanto, tenemos que subrayar muy bien aquellos puntos que hacen que nuestra propuesta sea distinta.

¿Cómo puedes diferenciarte y no sentir que te estás traicionando?  Para mí el método pasa por separar la emoción de la función.  No pienses en la diferenciación como una muestra de orgullo, ni de falsa modestia, ni de comparación odiosa. Diferenciarse es una estrategia, no una emoción. Se trata de que analices de la forma más objetiva posible qué aspectos de tu propuesta son únicos. Sobre estos aspectos construyes tu diferenciación.

A continuación encuentras distintas opciones, que puedes explorar si vendes un producto o un servicio.

Si vendes un producto, puedes diferenciarte:

Si vendes un servicio, puedes diferenciarte:

Otras opciones para diferenciarte son:

Para identificar la opción que mejor encaja, te recuerdo que eres diferente por lo que has sido. Es interesante estudiar tu propia trayectoria y ver cómo amortizas tu experiencia.

En mi caso, por ejemplo, soy especialista en Marca Personal y soy escritora. Escribo manuales y también escribo ficción. Me diferencio de otros colegas porque defiendo que escribir refuerza nuestra marca y mejora nuestra capacidad de gestión. Porque tengo especial interés por la marca personal de los escritores y de las mujeres, dos colectivos con importantes deficits de visibilidad. Me diferencio porque para mí las oficinas y las empresas son grandes fuentes de inspiración.

Necesitamos experimentar con la diferenciación hasta que nos resulte cómoda. En palabras de la actriz Meryl Streep: Lo que te hace diferente es lo que te hace fuerte.

¿Cuál es tu diferenciación? Gracias por comentar y compartir.

PD: La imagen que ilustra este post procede de este pin.

 

Apúntate a mi Tertulia y recibirás mis notas directamente en tu buzón.

Tags:


Comentarios

Gracias Neus por tu claridad y generosidad en compartir. A mi también me educaron así. Muy útil lo de separar la emoción de la función

Gracias a ti, Fernando. Somos los que fuimos a la ESO!

Hola Neus, como siempre un placer leerte

Neus,

Qué buena provocadora / motivadora eres! Nos impulsas a pensar y a compartir.

Una respuesta y un comentario.

Sobre mi diferenciación: Una combinación poco habitual (creo) de experiencias asimiladas, junto con la capacidad de utilizarlar para facilitar la colaboración entre perspectivas diversas.

Comentario: Los clientes sólo contratan (por lo menos a nosotros) si perciben que lo que les ofrecemos vale más que lo que les pedimos. Me parece más un requisito que una diferenciación.

Un abrazo

El comentario:

Ricard: cada vez está más cerca el día en que te nombraré editor de este blog! Gracias por tu aportación.

Querida Neus,

Estaré encantado de aceptar. Pero puede ser que te pida que hagas tú lo mismo con el mío. 🙂

Un abrazo

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)