«Pájaro a pájaro», de Anne Lamott

Hace seis meses en este mismo blog expresé mi deseo de que algun día Bird By Bird, de Anne Lamott, se tradujera al castellano.  Pues bien, el deseo se ha cumplido. Desde el 19 de mayo está disponible Pájaro a pájaro. Algunas instrucciones para escribir y para la vida, publicado por Ilustrae.

No sólo eso:la editorial encontró mi «post-deseo» y me adelantó un ejemplar. Su ofrecimiento me ha dado la oportunidad de releer íntegramente el libro. Y subrayo «íntegramente» porque de forma parcial acudo a Lamott con frecuencia. Pájaro a pájaro es para mí un repositorio de energía y de cordura a la hora de afrontar la página en blanco. Leyéndolo te queda claro que escribir no es publicar (confusión común, me temo) y que escribir es un proceso creativo y psicológico a menudo desconcertante para el autor. 

Lamott transcribe los contenidos de sus talleres de escritura y escribe hablando directamente al lector. Leyéndola tengo la sensación de que estamos tomándonos un café. En Pájaro a pájaro encontramos reflexiones sobre los personajes y sobre la trama, pero también consideraciones sobre la vida de quien escribe. La autora comparte su experiencia sin medias tintas (un buen ejemplo lo encontramos en el capítulo sobre los celos que los autores sentimos por otros autores) . El mérito del libro radica, para mí, en su visión integral y desmitificadora de la escritura.

Mi «post deseo» adelantaba la dificultad que supondría la traducción. Los textos de Lamott están plagados de referencias a la cultura y tradición literarias estadounidenses.  Esta dificultad se ha resuelto sólo en parte en la versión castellana. Sin embargo, la fuerza de la autora es tal que su mensaje supera esta barrera.

Las palabras de Lamott, para mí, incluyen una dosis importante de consuelo no exento de realismo. Ese es su don. Aquí dejo un botón de muestra: «Leemos a Faulkner por la belleza de sus horribles creaciones, la belleza de su escritura, y le leemos para averiguar cómo es la vida desde su punto de vista. Él lo expresa a través de sus personajes. Todo lo que puedes contarnos es cómo es la vida desde tu punto de vista. No vas a ser capaz de contarnos los planos de un submarino. La vida no es un submarino. No hay planos» (p.46).

Suscríbete y haz que tu talento sea más visible.