Y usted, ¿a quién se lo ha contado? El valor de los testimonios | Neus Arqués

Y usted, ¿a quién se lo ha contado? El valor de los testimonios

article-new-thumbnail_ehow_images_a07_6t_6j_ask-right-questions-customer-feedback-800x800La reflexión de hoy trata de los comentarios compartidos y en concreto, de los testimonials.

Un testimonio es una opinión –positiva- que un cliente emite sobre nuestro producto o servicio. Esta opinión puede incidir  en la decisión de compra de nuestros clientes potenciales, a los que proporcionamos una referencia de alguien que ya “nos ha probado” y que está satisfecho con la experiencia. La función de los testimonios es la de reducir el riesgo asociado a la decisión.

Los testimonios forman parte de nuestra iconografía mental gracias a la publicidad televisiva. Todos tenemos presentes los anuncios –los detergentes son campo abonado- donde las señoras se cuentan unas a otras las bondades de determinado jabón, o donde los fabricantes de lavadoras coinciden en recomendarnos el detergente “x”.

¿Cuáles son los testimonios que mejor funcionan?

Sin duda, los más eficaces son los testimonios reales emitidos por personas reales. Los usuarios nos olemos las mentiras. Un testimonio “fabricado” produce rechazo.

Tampoco nos gustan los testimonios “cantones”. Preferimos leerlos en contexto, mientras leemos sobre el producto o servicio en cuestión. En ese momento nos preguntamos si la oferta se dirige a alguien como nosotros: la lectura de un testimonio nos permite validar que esto es (o no) cierto.

¿Cómo se consiguen los testimonios? La respuesta es clara y directa: pidiéndolos.

Se trata de dar facilidades a los lectores, clientes, consumidores para que compartan su experiencia públicamente y de animarles a que lo hagan.

Pueden hacerlo en las plataformas y redes vinculadas a nosotros o en sus propias plataformas. Sea donde sea, es de agradecer y mucho que un cliente se posicione públicamente a favor de nuestra propuesta.

Gracias por comentar esta nota y por compartirla en tus redes.

PD: La ilustración procede de este artículo.

 

Apúntate a mi Tertulia y recibirás mis notas directamente en tu buzón.

Tags:


Comentarios

Neus, cómo bien dices “A prima pepi”, rezaba hace unos años un anuncio televisivo.

Sin embargo, las pruebas sociales o los testimonials
no siempre son un indicador positivo.

Como bien dices, a veces son falsos y hay muchos blogs o webs corporativas con innumerables ejemplos.

Hay veces que cómo bien dices hay que pedirlo, igual que se pide una encuesta de valoración de un producto al finalizar el consumo de un servicio.

En cualquier caso, seguramente el caso ideal es aquel testimonio o referencia que surge de forma espontánea.

Ayer mismo, yo comentaba en un blog en sentido positivo los servicios que el propio blog ofrecía.

Ya había adquirido varios y me parece un buen producto. No obstante, el propio blogger no lo pidió. Lo hizo de otra forma distinta y quizás eso fué lo que me llamo la
atención para que voluntariamente yo me posicionara a través de sus productos.

Ahora bien, ¿qué sucede cuando la opinión es negativa? Es fácil ver en muchos sitios sobre todo vinculados a la hostelería, cómo ejemplo toprural, booking comentarios negativos del producto o servicio. ¿Qué pasa entonces? ¿Cómo se gestiona? Intuyo que hay que tener un plan de crisis para poder contrarrestar es testimonio negativo.

[…] una entrada en el blog de Neus Arqués, escritora y analista digital entrevistada en este blog ahora hace casi un año, ella comentaba […]

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)