La magia del orden | Neus Arqués

La magia del orden

comprar-libro-la-magia-del-orden¿Ser ordenado ayuda a ser más productivo?   ¿O el orden está sobrevalorado?

Yo tiendo a la acumulación: a todo le asigno un valor (crematístico, emocional), todo tiene posibles nuevos usos. O eso creía, hasta que he leído La magia del orden.

Su autora, la japonesa Marie Kondo, es especialista en ayudar a las personas a poner orden en su espacio. Este manual explica su método, el “KonMari”, para reordenar tu vida Suena friki, lo sé. Cuando una amiga convencida me habló del método –y de la nueva vida de sus blusas- la miré con cara de bicho raro.  Y aquí estoy, pregonándolo a mi tertulia, porque en mi caso –y en otros que conozco- ha funcionado.

La premisa de La magia del orden es que en un espacio acogedor nos sentimos mejor y, por tanto, pensamos, trabajamos, en definitiva vivimos mejor. Los cuatro preceptos básicos serían éstos:

En mi caso ha funcionado el descarte. Empecé a experimentar la magia del orden en el armario… y terminé “reordenando” mi cartera de proyectos. Ese es el quid.  Para Marie Kondo – y para mí hoy también- crear un espacio con objetos -proyectos- felices te cambia la actitud. Te acostumbras a la pregunta “¿me hace feliz?” y no paras de hacértela… con resultados insospechados.

Como ves, le hablo del libro a todo el mundo. Debo decir que genera grandes adhesiones – y grandes críticas. Algunos de mis amigos creen fervientemente que un espacio desordenado es el más fértil para ser creativos y felices.

Esta sería entonces la pregunta: Y a ti, ¿te hace feliz el orden? Gracias por compartir tu punto de vista en los comentarios.

 

Apúntate a mi Tertulia y recibirás mis notas directamente en tu buzón.

Tags:


Comentarios

Es una cuestion de equilibrios, si intentar parar el caos te priva de ser creativo hay que dejar que el caos fluya subirte en la canoa y navegar por el proceloso mundo del desorden mientras te inspiras contemplando el desaguisado por el que surcas. Puede que con suerte, encuentres algo nuevo, bello e inspirador si sabres abrir los ojos del alma a la verdadera realidad y que durante demasiado tiempo hemos intentado encarcelar bajo la acusacion de no tener sentido para nosotros.

Joer que rollo he soltado 😉

Lo que apuntas es muy interesante y algo que se debería hacer cada X tiempo para ir “limpiando” nuestra vida, sin duda. Acumulamos demasiadas cosas (en todos los sentidos) que luego nos pesan o sobran.
Pero yo soy más fan, no del desorden en sí, si no de un orden a medida. Y eso puede implicar desde el caos más absoluto al orden más impoluto. Cada cual debe estar cómodo en su espacio, como dices que recomienda el libro y eso no implica orden si no tu orden.
Lo más seguro es que mi orden sea el desorden (y espanto XD) de más de uno. Al menos doy fe de que a mí madre le horroriza XDD pero yo estoy cómoda trabajando así y cuando alguien me lo “ordena” me lo estropea y me rompe el equilibrio que tenía.
Aunque, repito, lo de preguntarnos qué nos hace felices y descartar lo que no estoy de acuerdo en que se debe hacer cada cierto tiempo y dar nuestro “orden” a nuestra vida para mejorarla.
Muchos besos!!

Gracias por compartirlo, Neus.

En mi caso, tengo otra premisa a añadir, siempre que compro algo, lo sustituyo por algo en casa. es decir, compro una camisa, pues una camisa que sale del armario. compro un libro, pues otro que regalo…etc… no es fácil al principio, pero funciona! Te liberas!

La saturación, me agobia.

Es curioso como una -por iniciativa personal- sigue pautas desde hace años, que menciona este método, sin pararse a pensar que alguien lo etiquete… y que bueno que lo compartan y lo hayan hecho, así.

Lou.

Me hace feliz el orden, es más, me hace muy feliz. Respiro mejor, siento que dejo espacio para nuevas vivencias, para que lleguen incluso nuevas personas y distintos proyectos.

Me cuesta desprenderme de cosas que ya no utilizo y que he ido acumulando pensando en que podrían tener uno u otro uso, sin que eso se haya llegado a hacer realidad en la mayoría de los casos. Y cuando por fin dedico el tiempo necesario a esa labor de ordenar los espacios físicos, noto una apertura y un viento fresco limpiando mis espacios mentales y emocionales que me llena de alegría. Es una alegría íntima y genuina. Es una alegría duradera de la que es difícil ponerse a comentar con alguien. Por eso, al ver este post y sentir una gran identificación, me he decidido a compartir. Gracias por darnos esta posibilidad.
Un abrazo.

gracias Neus,

yo antes era de las caóticas, porqué mi trabajo requería y requiere creación y me pensaba que todo ella iba junto.
Desde que intento poner orden a mi vida personal, veo que ordenar espacios me permite ordenar mi cabeza también: descartar cosas, limpiar, ordenar algun rincón de la cas, cuidar las plantas…todo ello con “intencionalidad” de ordenar.
Pero no havia pensado nunca en la visión de ordenar pensando en sentirme feliz. gracias de nuevo.

todo en este mundo tiene un orden que empieza desde nuestro interior, ordenando ideas, pensamientos, acciones y propósitos. cada vez que ese orden se altera nuestra vida comienza a desequilibrarse

Hola Neus!

Me ha encantado tu nota!

Hay una cosa que hago sistemáticamente antes de ponerme a trabajar, y es ordenar mi espacio de trabajo para que nada a mi alrededor me desconcentre de lo que hago. Un espacio limpio, ordenado y no atestado de objetos me ayuda a ver las cosas con mayor claridad y a ser más creativa aunque sí es cierto que busco inspiración en lo que me rodea.

Por otro lado, como asesora de imagen, tus palabras me hacen pensar en el famoso “Fondo de armario”. Una de las primeras cosas que digo a mis clientes es que el espacio donde guardamos nuestra ropa debe ser un lugar cómodo, accesible, ordenado y, a ser posible, con todo a la vista. Si tenemos nuestro armario bien organizado de un vistazo localizaremos cualquier cosa que busquemos, optimizamos el tiempo en vestirnos (mejor) para poder dedicarlo a otros asuntos.

Personalmente, el orden me produce sensación de serenidad, paz y pulcritud. El desorden me resulta caótico, sucio y aumenta mi nivel de estrés.

Un abrazo fuerte!

Por los comentarios que leo hasta ahora (gracias!), tenemos más orden que desorden creativo en esta tertulia. Eso es justo lo contrario de lo que yo esperaba! Fantástico entonces que lo vayamos hablando.

Hola Neus,

para mi el orden es importante, aunque tiendo a ir desordenando de forma intencionada las cosas, las ideas, para sentir que estoy en un proceso de creación y/o trabajo. Claro está, después necesito volver al orden, para volver a empezar…. curioso, … no me siento cómodo trabajando si no voy poniendo sobre la mesa, en mi desktop, en mi blog de notas, ideas desordenadas, para después ordenarlas, descartar algunas y potenciar otras. No solo hablo de ideas, sino de documentos, de fuentes, de libros, de lápices, etc… necesito ver como mi esfuerzo genera un desorden “controlado”, para sentir que estoy esforzándome,,,,

Hola!A nivel profesional soy exageradamente ordenada y metódica, ahí sé cómo funciono y la magia del orden campa por sus anchas sobre mí.

Sin embargo, a nivel personal, mis armarios son un desastre. De tanto en cuanto hago limpieza y cuanto más tiro más feliz me siento, más ligera y más limpia por dentro. Se que es algo que debería hacer más a menudo, pero…:-)

Mi orden es el desorden y mi desorden es el orden. Tan simple o complicado como eso, según se quiera ver. >;)

@iromimor

Yo prefiero el orden y naturalmente , como la vida que llevamos es una locura, con cierta asiduidad tengo que reordenar todo: desde temas domésticos hasta los profesionales¡¡

Ahora mismo tengo un lío en el armario, a medias entre la ropa de verano/otoño…etc,etc…¡¡ Esperaré a que venga el frío definitivamente para guardar los bañadores¡¡¡¡

Volviendo a lo nuestro, hay algunas cuestiones que debo hacer – son obligaciones profesionales o familiares y otros , en los que puedo elegir. En estos, preguntarme sobre si me motivan, hacen que siga con ellos o no. Realmente en esos casos el orden me da la felicidad. En los otros (las obligaciones) el orden, me da tranquilidad ¡¡

En fin Neus, no he leido a Marie Kondo, espero hacerlo…¡¡¡

@Carmen: Lo del mix verano/invierno es, según Kondo, superable. Vamos, que cuando terminas de descartar sólo tienes un guardarropa. Ahí no he llegado, pero sólo por ahorrarme el manido “cambio de estación” creo que voy a darle un nuevo impulso.

Yo vivo el orden como algo necesario, cuando el día a día hace que se acumulen papeles y desorden, me desestresa poner orden ..

Necesito pocos muebles, pocas cosas y todo el espacio posible , con orden soy más creativa y eficiente

Gracias Neus!

A mí me encanta el orden. Precisamente ahora estaba con mi desorden de redes sociales, blog, web y noticias.
Nos están terminando una web y se nos ha echado el tiempo encima… nos tiene bloqueada la publicidad y publicación de actividades. Ahhhh!!!! que puedo hacer??????
Creo que lo mejor será hacerlo como antes y cuando esté la web ya empezaremos con el nuevo “formato”, ¿no? Siento que cuando escribo esto pongo orden en mi cabeza… voy a ello
El orden es esencial en mi vida, aunque el desorden también es necesario para el cambio.

Hasta pronto!

¡Viva Wallapop!

Me siento extraña en esta tertulia, al parecer soy la única DESORDENADA.Lo confieso me ha costado mucho tomar el habito del Orden. Estoy en el proceso de cambiar. No ha sido fácil. Y es increíble como lo haces inconscientemente, por ejemplo desde llegar de trabajar, quitarse los tacones y dejarlos en la sala. Disculpen mi sinceridad pero es lo que hago y cuando me acuerdo ORDEN los coloco en el closet.
El empezar a cambiar ese habito me ha dado Tranquilidad y cuando ordeno el traste de la cocina, la biblioteca etc y todo que ordenado me siento tranquila

[…] relatos cortos , ni obras no estrictamente literarias (aunque “La Magia del orden” de Marie Kondo ha sido una revelación para mí y mis armarios…sobre todo para mis armarios y tengo que […]

Ciertamente es muy importante mantener un orden dentro de nuestro espacio de trabajo. Sin duda está demostrado que aumenta nuestra productividad y creatividad. Un saludo

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)