Fail fast. Por qué te interesa fracasar | Neus Arqués

Fail fast. Por qué te interesa fracasar

6f00b81cdb3c63612fd6bf99690a6224La palabra “fracaso” está cambiando de color. En vez de ser un estigma, se convierte en una medalla al valor de quien lo intentó, aunque al final las cosas no salieran bien.  Y al final casi resulta que fracasar nos conviene.

“Fracasa rápido” – fail fast– es uno de los mantras de la llamada Nueva Economía: no lo pienses demasiado y prueba.  La tecnología permite desarrollos más veloces con menos recursos. Por tanto, podemos probar y corregir con mayor facilidad. Y eso nos interesa a la hora de gestionar nuestra visibilidad.

Investigando sobre el fracaso descubro que en Ingeniería informática “fail-fast” designa la propiedad de un sistema o módulo en relación a su respuesta al error: “los sistemas Fail-fast se han diseñado para detener su funcionamiento normal en vez de intentar continuar un proceso posiblemente erróneo.” En humano: si la estrategia no funciona, no te obsesiones y cambia de estrategia.

Cuando construyes tu visibilidad en Internet, fracasar rápido te interesa por estas tres razones:

Ni Facebook ni Twitter te permiten hacer una primera versión y publicarla después. Si tu tuit no te convence, lo borras una vez publicado.  Esta propiedad nos invita a pensar antes de abrir la boca y desaconseja los “calentones”.

Los powerpoints me caducan a velocidad de vértigo. Cada vez que hablo de una red social en el aula, las posibilidades de que haya cambiado sus prestaciones son elevadísimas. La tecnología cambia y la única manera de aprender es probar y equivocarse.

Te das cuenta de que tu campaña de visibilidad en una red social X no te da ningún resultado: no genera notoriedad, ni te aporta visitas, ni se cumplen los objetivos. En definitiva, un fracaso. No problem: te vas a otra red y vuelta a empezar. ¿Para qué vas a perder tiempo intentando generar audiencia en un formato que no contribuye a creártela? (Inciso: tomar una decisión así requiere medir, de modo que podamos saber con certeza qué funciona y qué no).

El fracaso rápido supone aprender a funcionar en modo prueba y error. En nuestra cultura el fracaso se ha relacionado tradicionalmente con el error, no con el aprendizaje. Pero si queremos adaptarnos a un contexto sociotecnológico cambiante, incluso para criticarlo desde dentro, fracasar rápido es una de las mejores estrategias para aprender y para crecer.

Sobre el fracaso puedes leer Game over. Los trece errores que me llevaron a cerrar mi empresa. Conocí el libro de la mano de su autor,  Javier Regueria, quien me contactó en su día para decirme que siguió las indicaciones de Marketing para escritores y logró publicarlo.  ¡Una alegría!

Del fracaso editorial también hablaremos en el I Taller de Marketing para escritores los  próximos 16 y 23 de febrero. A la participación extraordinaria de Lorenzo Silva se suma ahora otra invitada de excepción. Pistas: ¿te gustaría poder consultar tus dudas de tú a tú con una de las agentes literarias más influyentes del país?

Nos leemos. Anímate y apúntate a mi Lista para recibir más contenidos sobre Visibilidad.

PD:  Encuentras otras citas estupendas e inspiradoras sobre el fracaso en este tablón de Pinterest.  

Apúntate a mi Tertulia y recibirás mis notas directamente en tu buzón.

Tags:


Comentarios

Precisamente estos días ando leyendo el libro “La nobleza del fracaso”, sobre héroes japoneses que no lograron su empresa y aún así han pasado a la posteridad. Si fallas, sabes lo que tienes que mejorar.

Gracias al primer rechazo de una editorial, llegué a tu libro “Marketing para escritores” y supe qué herramientas aplicar.

Caray, Alex! Conectados por un rechazo ¡Quien nos lo iba a decir! .)

[…] del “Fail Fast” (en la que siempre insiste Neus Arqués): adoptar una lógica de “ primero publica y luego filtra” significará admitir un gran […]

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)