Tus valores, ¿son vintage? | Neus Arqués

Tus valores, ¿son vintage?

Hace unos días comentaba con una amiga una inesperada e intimidatoria propuesta de chanchullo a la que me resistí. Mi amiga entendió perfectamente por qué no la acepté. Era imposible hacerlo sin poner en juego los propios valores.  Sonrió a medias.

– ¿Te das cuenta de que con estos valores nuestros nos estamos quedando anticuadas?

Los valores, igual que las marcas, siguen determinadas modas. Hace unos pocos años se llevaba la ostentación. Hoy reina la frugalidad.  Hace unos años nos importaba que los profesionales fueran respetables. Hoy prima que sean famosos. ¿Significa eso que debas adaptar tus valores a las nuevas modas? ¿O que puedas prescindir de ellos?

No podemos prescindir de los valores porque son ellos los que definen nuestra marca personal. Si un profesional afirma ser fiable –como es mi caso-, de él o ella se espera que cite sus fuentes  y cumpla los plazos.  La fiabilidad es el valor que le distingue de otros profesionales, que propondrán otros modelos. Uno es fiable porque es así como persona.  La fiabilidad no se inventa, como no se inventan el respeto o la perseverancia.

Las personas somos la materia prima de las marcas personales.  Los valores que nos definen como personas son los que nos singularizan como marca. Por eso importa tenerlos claros: de nada sirve inventarnos valores que no sentimos como nuestros. Mostrémonos como somos, no como se supone que en este momento histórico deberíamos ser.  Por eso en mi curso Descubre el ADN de tu marca personal  hago especial hincapié en esta fase del proceso. Los valores como base de tu marca personal.

madonna-posterNuestros valores son los que son, no los que “se llevan”. Eso sería el equivalente moral a intentar parecer una jovencita cuando vas camino de los cincuenta.  Querrás presentar una buena imagen, por supuesto. Pero puedes prescindir de los tops de encaje, esos los llevabas en los ochenta porque Madonna los llevaba. Ahora, aunque estén otra vez de moda, ya sabes que no te quedaban del todo bien. Ahora ya sabes quien eres: ¿por qué intentar ser otro/a? ¿No sería más interesante ser tu mejor tú?

Nuestros valores no están anticuados: son vintage.  Gracias por sumarte a la conversación y por compartirla en tus redes. Aunque seamos vintage, tenemos mucho que aportar.

PD: Gracias a Doc Pastor por esta entrevista y a la plataforma de innovación BBVAOpen4U por citarme  en sus recursos.

 

Suscríbete y haz que tu talento sea más visible.

Tags:


Comentarios

Hola Neus,

Me ha hecho gracia lo de los “valores vintage”. Al comenzar a leerte casi caigo en la tentación de pensar que mis valores están pasados de moda, algo que sospecho que nos ha pasado a muchos, pero finalmente tienes razón: no son “démodés”, sino “vintage”.

Muchas gracias por tu reflexión y por hablar de valores en un tiempo en los que casi resulta anacrónico hacerlo, así que siempre es un gusto sentirse acompañado en ello.

Saludos,

Gabriel

¿Nos interesa como sociedad abandonar la conversación sobre valores? Yo creo que no. Por eso escribo estos post, con una cierta reticencia -debo confesar- que comparto contigo. Pero me resulta tan necesario que me arriesgo. Y es así como descubro que ya somos dos 🙂
Seguro que somos más que dos. Gracias por comentar, Gabriel, y ánimos!

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)