¿Es posible vivir de tu hobby? | Neus Arqués

¿Es posible vivir de tu hobby?

Los concursos televisivos nos dicen que es posible convertir un hobby en el pasaporte al éxito: vemos a cocineros que se transforman en masterchefs y modistas que se consolidan como maestros de la costura. El programa premia su afición con una flamante promesa de futuro profesional. Su sueño comienza y nos preguntamos qué podemos nosotros hacer para vivir de nuestra afición.

Un primer paso para que el sueño avance es clarificar qué es un hobby, un empleo, tu carrera y tu vocación. Las diferencias las explica maravillosamente la escritora Elizabeth Gilbert:

Hobby. Lo practicas por placer. No se te exige nivel ni rendimiento. Es pura afición. No es obligatorio tener un hobby, pero relaja. Puedes tener muchos, e incluso cambiar de hobby con el tiempo.

Empleo. De los cuatro conceptos, éste es el obligatorio, porque paga las facturas. El empleo nos proporciona ingresos – y nos evita exigirle a nuestra creatividad que nos financie. No hace falta que tu trabajo te motive: hace falta que te paguen por él.

Carrera. Aquí hablamos de una dedicación sostenida a un empeño profesional. Tu trabajo te gusta tanto que dedicas tus esfuerzos a avanzar. Es fantástico tener una carrera, pero no es obligatorio.

Vocación. La vocación es la palabra con más peso de estas cuatro. Gilbert la define como “un voto privado”, un compromiso íntimo que te acompaña siempre. Aunque no te de dinero, no prescindes de tu vocación, porque es tu propia esencia.

Pienso en mi caso. Escribo por vocación. Además, tengo la suerte de que una parte de mis ingresos proceden de la escritura. Pero no todos. Mi trabajo incluye también impartir clases y ofrecer sesiones privadas sobre Marca personal. Y hablo de suerte porque lo que sí sé es que, incluso si nadie me pagara, yo seguiría escribiendo. Lo sé porque lo he hecho: he escrito cuando nadie me pagaba. No puedo concebir mi vida sin escribir.

La clasificación que propone Elizabeth Gilbert me ha parecido tan esclarecedora que he querido compartirla en esta tertulia. De verdad me encantará leer tu opinión en los comentarios a pie de nota.

Intuyo además que los cuatro conceptos convergen en nuestra marca personal, que puede ayudarnos a hilvanar un relato que los una.

Termino ésta anunciando que Anna es la suscriptora que ha ganado la plaza para asistir como invitada al Curso Descubre el ADN de tu marca personal,  el próximo jueves 13. ¡Felicidades, Anna! Si estás interesado/a en asistir, tienes más información y puedes inscribirte aquí.

Apúntate a mi Tertulia y recibirás mis notas directamente en tu buzón.

Tags:


Comentarios

Las definiciones claras son un buen principio siempre. Y son necesarias para que personas diferentes puedan llegar a comunicarse. Si yo mencionara “casa” y un interlocutor se imaginara una jirafa; otro, un edificio kuwaití; otro un bistec, tendríamos problemas. Pero el territorio de la ficción se arma frente al mundo abrazándose de diferencias y trascendencia, de tal modo que no nos extrañaría en una novela llegar a toparnos con una jirafa donde habitara un Jonás cansado de la ballena; las damas rojas del Cuento de la criada asaltando un edificio kuwaití y “okupándolo” o unas bacterias super resistentes y felices al calor del hogar de un bistec servido al villano del cuento. En mi caso me tomo mis aficiones como algo muy serio en las que me empleo con convicción. No soy la única de muchas en cursos de esto y aquello que se tiran a esas piscinas de forma atlética y olímpica. No podía estar en un trabajo sin motivación tampoco y la carrera de obstáculos ha sustituido otros caminos profesionales. Y mientras, mi vocación ha cambiado porque la vida me ha llevado por caminos que ni yo podía adivinar.

Madre mía, esto es una sincronía brutal. Estoy leyendo “Libera tu magia” de Elisabeth Gibert y me encuentro con este artículo. En el libro ya habla de la vocación, el trabajo, los hobbies y también de determinados requisitos necesarios para vivir la propia creatividad, entre los más interesantes desde mi punto de vista; el valor, la persistencia y la confianza. Hay ciertos elementos que comparte con Julia Cameron, pero los trata de una forma distinta. El pragmatismo de Gilbert en cuanto a la necesidad de mantener un empleo alimenticio para subvencionar tu creatividad sin presión de ningún tipo es algo que no suele leerse y creo que es bastante inspirador.Oye si quieres escribir, pintar, esculpir o llevar el tipo de vida creativa que sea, tienes que sustentarte económicamente, no puedes jugártelo a la carta de la creatividad.
Y sí, a mí me encantaría poder vivir de mi pasión, vocación artística, pero creo que, de momento, tengo que mantener mis “trabajos de día” y organizarme como pueda.
Me ha sorprendido encontrarme con este artículo hoy, mucho.
Por cierto yo no sigo los talent show porque no me parecen formatos atractivos desde el punto de vista del talento, aunque sí lo son desde el punto de vista de las historias vitales que se cuentan y que creo que, al final, es lo que atrae a la gente. Un abrazo y nos leemos.

Anabel

Me parece muy claro los conceptos expresados por Elisabeth Gilbert y agradezco a Neus Arqués que loshaya trasladado a mi buzón para conocerlos.
Creo que la humanidad está avanzando hacia que el motorde mi vida va a ser la unión de todos os conceptos. Lo creoporque en un mundo que el empleo va a ser muy distinto, solo ell que tega la pasión por él va a ser seleccionado, porque cuando tienes un hobby, todo lo que se refiere a él te atrae y te formas, interesas y miras con él.
Vamos a vivir quizás de ese Sueldo Básico Universalaunque también de nuestra formación en lo que sabemos mejor.

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)