Visibilidad, credibilidad y confianza

Las personas, antes de actuar, creemos. Compramos, contratamos, elegimos aquellas marcas cuyo mensaje nos merece confianza.

La secuencia sería ésta:

  1. Veo un producto/ servicio/ profesional  – porque es visible.
  2. Creo en los beneficios que me ofrece  – porque me resulta creíble.
  3. Lo compro / contrato / apoyo/comparto.

Primero nos los creemos (creemos en los beneficios que nos prometen) y después actuamos.

En el ámbito de la marca personal, ser creíble es casi un imperativo legal. Nuestros destinatarios (llámense lectores, clientes, usuarios…) tienen que creer que nuestro mensaje es cierto.

Si esto es así, ¿cómo construimos la credibilidad?

Esta reflexión de la prof. Lluïsa Llamero, si bien se refiere específicamente a la información on-line, es un buen punto de partida:

“En la percepción de la credibilidad intervienen múltiples dimensiones que se categorizan básicamente en dos componentes clave: confiabilidad y especialización. La confiabilidad se define como la percepción de la bondad o la moralidad de la fuente y se describiría en términos de información bienintencionada, verídica y no tendenciosa. La especialización se refiere a la percepción según la cual el conocimiento aportado por la fuente puede ser descrito como informado, reputado o competente”.

Si trasladamos esta definición a nuestra marca personal, para resultar creíbles necesitaremos ser percibidos como expertos profesionales y competentes. La credibilidad se asociaría a otras tres C:b7bcf9d90f6d65b1da22c8423fdb1c09

Con C de “competente”:  Para ser percibidos como expertos profesionales y competentes, la mejor manera es serlo.  Antes de focalizar en la visibilidad, identificar y poner en valor nuestros puntos fuertes.

Con C de “credencial”:  En este momento de proliferación extraordinaria de “expertos instant”, la visibilidad se nutrirá cada vez más de nuestras credenciales.¿Qué considero credenciales? Todas aquellas indicaciones no creadas por mí que indiquen a un tercero cual es mi nivel de competencia. No me refiero sólo a títulos formales sino también a credenciales informales, como  el testimonio de un cliente o la reseña de un lector/a.

Con C de “coherencia”:  Por encima de todo, la credibilidad se apoya en la coherencia. La coherencia entre lo que uno dice y uno hace. Entre afirmaciones pasadas y posiciones actuales.

Ver para creer. Para que funcione, a la visibilidad la acompaña la credibilidad. En Internet, como muestra la gráficala credibilidad forma parte intrínseca de la experiencia de usuario.

Suscríbete y haz que tu talento sea más visible.

Tags:


Comentarios

Excelente enfoque. Así son las cosas! Saludos desde Venezuela, cordialmente, Valdemar.

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)