Diferénciate. E2. Saca brillo a tu imperfección | Neus Arqués

Diferénciate. E2. Saca brillo a tu imperfección

Si no te ven, no te compran. Ni te contratan, ni te promocionan.

Para que tus clientes te escojan, primero tienen que ver tu propuesta.

La mayoría de nosotros operamos en sectores saturados, donde hay mucho de todo.  ¿Cómo nos hacemos visibles en medio de tanto ruido?

Diferenciándonos.

Cuando comunicas por qué tu producto o servicio, tu marca en definitiva, es distinta al resto captas la atención de aquellos clientes, usuarios o lectores que están buscando precisamente una propuesta como la tuya.

¿Qué puedes hacer?

Diferénciate. Te propongo este curso express de acceso libre, con ejemplos y ejercicios prácticos para diferenciar tu marca personal.  Sólo tienes que seguir leyendo.

En cada entrega del Curso/ Diferénciate encuentras dos herramientas. Primero vemos con un ejemplo concreto cómo la diferenciación impacta todos los sectores profesionales, incluso aquellos que jamás se nos pasarían por la mente. Después te propongo una pregunta que te ayudará a identificar qué aspectos diferencian tu propuesta, ya sea tu novela o tu start-up.

Para este curso express sólo necesitas 30 minutos, papel y lápiz -o un teclado. Cuando finalicemos la serie, tendrás las claves para que tu marca resulte memorable.

Vamos allá.

Diferénciate. S2 ¿Cuánto vale un diamante? 

¿Sabías que ya es posible cultivar diamantes en el laboratorio?

Hasta ahora, la extracción de diamantes era un proceso arriesgado y las piedras, cada vez más difíciles de encontrar. Sin embargo, el desarrollo técnico actual permite generar diamantes artificiales en serie y con un nivel de riesgo muy inferior.

A poco que la técnica se popularice, compraremos diamantes en el Zara. Cuando todo el mundo luzca diamantes ¿cuál será su valor?

Las grandes joyerías de lujo están reaccionando a este desarrollo tecnológico poniendo el énfasis en los diamantes naturales.

¿Y cómo se diferencia un diamante artificial de uno genuino?

Los diamantes naturales se reconocen por la imperfección.

La estructura química de los diamantes artificiales es más pura. En cambio, el diamante natural es único precisamente porque es imperfecto.

Un diamante artificial es replicable: su valor tenderá a bajar a medida que la tecnología se difunda. En cambio, un diamante natural es único y eso incrementa su valor.

La imperfección le diferencia.

Tomando como ejemplo los diamantes, te invito a tomar papel y lápiz y responder estas dos preguntas. Anota todo lo que te pase por la cabeza:

Los dos pasos son importantes: necesitamos saber qué aspectos son singulares en nuestra propuesta y también cómo los explicamos al cliente para que entienda que nuestra singularidad le beneficia.

¿Quieres hacer un reset de tu marca personal? Te invito a que la actualicemos juntos en una sesión.

PD. Este vídeo muestra cómo se cultiva un diamante.

PDD. La imagen que ilustra esta nota procede de este pin.

Apúntate a mi Tertulia y recibirás mis notas directamente en tu buzón.

Tags:


Comentarios

He empezado a hacer los ejercicios propuestos. La verdad hay cosas que uno pasa por alto en todo este esfuerzo de diferenciarse. Gracias por sus aportes y motivación.

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)