Cómo fijar y cumplir objetivos

Enero es el mes de los propósitos y las listas.

Estamos decididos a que nuestro proyecto personal sea más visible. Este año nos gustaría…. y aquí comienza la lista de cada quien: mantener al día los perfiles en redes sociales; terminar el libro;  actualizar el blog, debutar como conferenciante; empezar a practicar networking; ganar más, gastar menos, …

El tema de los objetivos no es banal: en la hoja de ruta de tu plan de visibilidad, fijarlos es tarea de primer nivel.

Lista en mano, nos debatimos entre la ilusión y la duda: ¿seremos capaces este año de cumplir nuestros propósitos?

Los objetivos viven a medio camino entre los sueños y la lista de la compra. El peligro es que nos derroten y acabemos hastiados de tanta alforja para tan poco viaje.

Dándole vueltas, encontré una alternativa que mantiene la motivación, rebaja la angustia y ordena el esfuerzo.

Es muy sencilla.  No se trata de reducir la extensión de la lista, ni de medir tus objetivos de una manera determinada. Es tan simple y tan drástico como borrar una letra.

Borrar la letra “s” de “objetivos”.

Ya no tenemos “objetivos”: tenemos “objetivo”. Uno. No caben distracciones ni excusas.  Nos concentramos en una meta.

El problema es cuál. Estos pasos facilitan la selección:

No se te escapa que la dificultad estriba en seleccionar a qué queremos dedicarnos en las próximas semanas o meses.  Tampoco se te escapa que, una vez seleccionado el reto, aumentas el compromiso: esto es justo lo que vas a hacer. Y un nivel mayor de compromiso disminuye la tasa de abandono y fija tu atención en lograr aquello que te has propuesto.

Si prefieres realizar la selección de objetivos con apoyo experto, te recomiendo las sesiones particulares para que tu proyecto sea más visible. Tienes más información aquí.

Gracias por comentar y compartir esta nota.

Suscríbete y haz que tu talento sea más visible.

Tags:


Comentarios

Neus, muy oportuno tu artículo en este inicio de 2017.
Año tras año he mantenido la coherencia con respecto a mis propósitos de Año Nuevo: no he cumplido ninguno.
No obstante, durante el resto del año tengo siempre mis objetivos, como todo el mundo. Algo que aprendí para llegar a cumplirlos es que hay que dividirlos en unidades pequeñas que vayan sumando un logro mayor, de tal manera que queden objetivos tan cercanos y tan sencillos que resulte difícil no llegar a cumplirlos.
Exageramos lo que podemos hacer en un día y menospreciamos lo que podemos hacer un año.
A mis alumnos de español diempre les pongo el mismo ejemplo: si aprenden dos palabras nuevas cada día, solo dos, el 31 de diciembre manejarán un vocabulario de 730 palabras: más que suficiente para unas buenas vacaciones en Ibiza.
A esto algunos lo llaman filosofía del partido a partido. Bueno: a mí me funciona.

Miguel,yo casi le daría la vuelta: Exageramos lo que podemos hacer en un año y menospreciamos lo que podemos hacer en un día. Los días pasan y juntan años y te pillan con el paso cambiado. Gracias por comentar y a por el próximo partido!

Excelente artículo; vale la pena hacer el esfuerzo para orientarse mejor en el camino a tomar para alcanzar el objetivo. Gracias por ese apoyo y consejo

Gracias a ti, Orlando, por comentar. Feliz año!

Como siempre, tu artículo es oportuno, directo y al grano: no veo en verdad como simplificar más la tarea de lograr el cumplimiento del objetivo, como bien señalas. Y sobre todo, gracias por compartir tus experiencias y tus consejos. Que tengas un excelente y muy visible 2017.

Gracias, Valdo. Una vez simplificado, ¡toca trabajar! Ánimos para tu 2017.

Un artículo desafiante y oportuno al mismo tiempo. Este año estoy reenfocando mi propósito y forma de trabajo, para aprovechar bien el tiempo y servir mejor a mi gente. Saludos y bendiciones desde La Paz.

Gracias por tu comentario, Oswaldo, y adelante con tu reenfoque!

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)