¿A quién le das alegría? Tu misión

“Ya tú sabes que lo mío no es un trabajo, es una misión. Ya lo decía Compay Segundo: ‘El capital más grande de un hombre es poder dar alegría a otro’”.  Iván al Piesplanos en Un hombre de pago.

El mejor plan de visibilidad no sirve de nada sin una misión. Antes de abrirnos mil y un perfiles sociales debemos preguntarnos para qué. Una marca personal sólida requiere un propósito y lo amplifica.  La misión describe nuestra contribución al mundo. Dicho así, impresiona. “Contribución al mundo” suena grandioso. ¡Lo es! Porque como profesionales, debemos preguntarnos qué valor vamos a aportar. ¿En qué marcaremos la diferencia?  Ya no tenemos trabajos: tenemos misiones. Eso nos diferencia de los robots.

Los profesionales, autónomos o asalariados, que se han marcado una misión:

  • Disponen de una guía que les ayuda a tomar las decisiones adecuadas.  En una encrucijada, escogerán la opción que les acerque más a su propósito.
  • Son más visibles porque están claramenten posicionados.
  • Son capaces de presentar sus productos y servicios en términos de valor para el cliente, no de coste.

Un ejemplo peculiar lo encontramos en el gigoló que protagoniza mi novela Un hombre de pago. Iván describe su trabajo en términos de “dar alegría” a las mujeres.  “Dar alegría” es mucho más ambicioso que lo que coloquialmente se conoce como “dar una alegría”.

En lo quea mí se refiere, mi misión es ayudar a las personas a comunicar mejor para que sean mas visibles. Porque sin visibilidad no hay venta.  Si no te ven,  no te contratan ni te compran. Y la visibilidad requiere siempre un “para qué” y un “para quién”.

Y tú, ¿a quién le das alegría?

 

Suscríbete y haz que tu talento sea más visible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.