Los Doscientos se despiden

El proyecto de leer Todo tiene un precio junto con doscientos voluntarios, miembros de la comunidad trnd, llega a su final.

La experiencia ha sido para mí muy interesante, como un gran club de lectura en el que intercambiar opiniones. Espero que mi presencia no haya coartado a ningun lector/a a la hora de manifestar su crítica.

Me quedo con la idea de «engancha» y con la propuesta de una segunda parte de la novela, las opiniones más frecuentes. Y también me quedo con el convencimiento de que cuando hay respeto, no hay conversación imposible, ni siquiera entre doscientas personas a la vez.

Estos doscientos voluntarios me han ratificado lo que denomino «la amabilidad de los extraños», la generosidad y dedicación que nos brindan -y no sólo a los escritores- personas a quienes no conocemos.

Un lujo de proyecto, en definitiva.

Suscríbete y haz que tu talento sea más visible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.