Con números o con letras: dos maneras de presentar tu currículum | Neus Arqués

Con números o con letras: dos maneras de presentar tu currículum

cc8632db8710933f2701c7ab317b8e9aEl currículum es una de las piezas clave de tu estrategia de visibilidad: si buscas trabajo, si te presentas a un nuevo cliente o si preparas una propuesta editorial, necesitas explicar tu biografía de forma que te favorezca. ¿Cómo organizarlo? ¿Qué opciones hay? ¿Cuál te va mejor?

Podemos distinguir entre dos opciones principales: organizar la información con números (basándonos en el tiempo) o letras (siguiendo una trama). A continuación vemos las dos opciones, con ejemplos de aplicación práctica.

 

El CV clásico

El currículum “de toda la vida” responde a un esquema concreto, bastante rígido. Los hitos se suelen ordenar de forma cronológica inversa (los últimos puestos van en primer lugar).  Puede que ese orden no nos favorezca porque muestre lagunas o inconsistencias en nuestra trayectoria. En ese caso, nos conviene presentar la versión narrada del CV, donde tendremos más flexibilidad.

Este modelo resulta imprescindible para procesos formales de búsqueda de empleo y selección de personal.

Una aplicación concreta del CV clásico la encuentras en LinkedIn. En esta red tu perfil es el CV clásico, “remasterizado”. También responde a un patrón rígido: los campos que puedes rellenar son muchos, pero son los que son. Tener tu perfil al día te permite estar permanentemente abierto a propuestas de trabajo.  Aquí te cuento cómo optimizar el tuyo.

 

El CV narrado

En este modelo, te presentas explicando tu trayectoria de acuerdo con una narrativa: “Esto fue lo que estudié, lo que hice, lo que logré, lo que me propongo”.  El formato es mucho más flexible y puedes adaptarlo a tu caso personal.

Las fechas no son relevantes y los hitos no se ordenan de forma cronológica. Lo que importa es  la lógica interna de las etapas. La idea es mostrar como se dibuja la línea de puntos, como las distintas facetas de tu vida configuran tu posicionamiento.

Una aplicación típica del CV narrado es la página “Sobre mí” en tu sitio web o blog: Más allá del CV formal, en esta página te presentas a los visitantes que llegan a tu web. Lo importante es responder a la pregunta que se hace:  ¿Quién está detrás de esto y por qué debería interesarme?.  Puedes ver mi propia biografía aquí.

 

Nuevos formatos autobiográficos

Además de las dos opciones, disponemos de múltiples formatos para comunicar nuestra biografía. Comento dos que resultan peculiares.

Tu bio en Twitter:  El reto es la concisión: en dos líneas tienes que explicarte. Si tienes sitio web o blog,  menciónalos. Haz que Twitter trabaje para ti, no al revés.  La hipérbole abunda y  ha dado lugar a sátiras como este generador automático de biografías .

La infografía personal: Lo último de lo último: explicar tu vida en pictogramas. Esta aplicación te permite crear tus propias infografías.

 

Más allá del formato

Sea cual sea el formato elegido, lo esencial es que tu biografía refleje tus valores, de forma que te posicione y te diferencie claramente de tu competencia. Si quieres identificar cuáles son tus valores, apúntate a mi curso Descubre el ADN de tu marca personal.

Gracias por comentar esta nota y por compartirla en tus redes.

La imagen que ilustra este post procede de este tablero en Pinterest, dedicado monográficamente al diseño de CVs.

Apúntate a mi Tertulia y recibirás mis notas directamente en tu buzón.

Tags:


Comentarios

[…] Con números o con letras: dos maneras de presentar tu currículum  […]

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)