Cada uno juega la mano de cartas que tiene | Neus Arqués

Cada uno juega la mano de cartas que tiene

Queen of heartsHuele a libro. Pronto celebraremos el día de Sant Jordi. Después, la feria del libro en Madrid y en muchos otros lugares.

En estos días muchos mediáticos –presentadores, artistas, celebrities–  se sientan en las mesas de firmas, dispuestos a dedicar su libro a los lectores que lo deseen. Y éstos por lo general son muchos. Atraídos por la visibilidad del mediático en cuestión, compran cualquier libro que haya escrito o le hayan escrito. Se forman colas descomunales. Lo sé por experiencia propia: no olvidaré jamás el año que me tocó firmar en la mesa contigua a la de Ana Obregón.

Mediáticos los hay de toda condición. Maleducados (no diré nombre) y personas de trato exquisito (diré nombre: Mario Vaquerizo). Los mediáticos se pasean entre los autores no mediáticos. Unos y otros se miran con recelo. Los escritores los ven como usurpadores que juegan a ser autores por un día y les quitan el puesto. Los editores se defienden diciendo que gracias a los ingresos que generan los mediáticos se pueden publicar libros cuyas cuentas serán deficitarias.

Yo creo que en el fondo todos jugamos al “quiero ser”: los mediáticos quieren ser escritores como imaginan que somos los escritores, seres torturados recluidos en una habitación rebosante de diccionarios polvorientos. Los escritores queremos firmar frente a colas de fans gritando nuestro nombre.

En realidad lo que hacemos unos y otros es jugar nuestras cartas. Y eso es lo que me repito y te aconsejo: juega la mano de cartas que tú tienes y olvídate de la que tienen los demás.

¿Qué hace la escritora que es amiga de un editor? ¿Qué hace el mediático con el share más alto en su franja horaria? ¿Qué hace el autor que tiene un amigo que presenta un programa de radio? Aprovechan sus cartas. Si tienes un amigo, un contacto o un share, lo aprovechas para sacar tu proyecto a delante.

“¿Dónde queda entonces la calidad y la excelencia?”, te preguntas. Yo entiendo que queda donde estaba siempre: en la obra. Jugar tus cartas te sirve para dar a tu obra una oportunidad, por pequeña que sea, de avanzar en un entorno hipercompetitivo. Y quien dice libros, dice otro tipo de proyectos.

No defiendo el favoritismo ni el diletantismo. Sólo te propongo que no malgastes energía criticando las cartas de los demás. Céntrate en ver cuáles tienes tú y juégalas de la mejor manera posible.

Te dejo con las próximas convocatorias:

Mañana día 21, presentamos la libreta Vive cincuenta para que te animes a celebrar tus sueños. Aquí tienes la convocatoria.

Para hablar del mundo del arte y del negocio del arte nace ArtShowBiz Miami, los días 3-4 de mayo. Estoy encantada de participar junto con colegas tan valiosos: ¡nunca había visto tantos premios Grammy juntos!

Si quieres escribir pero no tienes tiempo de nada, te animo al primer Taller de escritura para mujeres muy ocupadas. Verás como sí hay un sistema. Te lo digo yo, que he publicado ocho libros.

Me despido con un gran gracias a Julieta Lionetti por poner este mi blog como ejemplo de voz apasionada en su detalladísimo post sobre cómo construir una voz de marca. Un honor.

Apúntate a mi Tertulia y recibirás mis notas directamente en tu buzón.

Tags:


Comentarios

¡Qué razón llevas!
Mira que una siempre intenta estar atenta a sus cartas, con los pies en la tierra y la vista en lo suyo.
Mira que siempre intento centrarme en crear expectativas realistas para no darme chascos.
Pero de vez en cuando se te van los ojos a las cartas de otros y no haces más que preguntarte ¿por qué no a mí? ¿Cuándo? y ¿llegaré ahí un día?
Normalmente estoy bastante contenta con lo poco que consigo. Aunque, a veces, sí que envidie la mano vecina.
En cuanto a lo de “usar” esos amigos, aprovechar esas oportunidades, totalmente de acuerdo. No hay que ser tonto y convertir todo lo que nos rodea en una oportunidad a nuestro favor.
Cualquier otra cosa es pecar de inocente (por no decir tonto).
Un besazo!!

Cierto, Eva: hay días que parece que las cartas las de el diablo. Por eso he escrito este post recordatorio. Gracias por comentarlo!

Justo en el centro de la diana! Y si a eso le sumas que a los autores (texto y ilustraciones) de literatura infantil se nos considera de “segunda” y que existe la creencia de que “cualquiera puede escribir un cuento” pues te quedas con la cara de “pasmao” cuando despues de una entrega de premios en la televisión solo hacen difusión de los galardonados dirididos a adultos (en imágenes los mediáticos) y al resto como si no existiéramos…
Vamos a poner las cartas sobre la mesa de una vez! y por si acaso guardaremos una de las mejores en la manga!
😉

Un abrazo!

Cierto, que acertada reflexión, y qué costumbre tan nuestra eso de mirar “la suerte” de los demás en lugar de centrarnos en lo que nosotros tenemos, y qué podemos hacer con ello.
Voy a aplicarme el cuento y quejarme menos 🙂

Muy acertado tu post, Neus.
Creo que el éxito consiste en sacar el máximo partido a tus características y circunstancias. Es decir: jugar tus cartas y disfrutar en plenitud de la partida.
Por cierto: cuenta con un alumno cuando organices un “Taller de escritura para hombres ocupados” 😉

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)