Operación e-bikini: Por una dieta digital sana | Neus Arqués

Operación e-bikini: Por una dieta digital sana

¿Sientes que tu vida digital consume demasiado tiempo? ¿Te preguntas si todo esto sirve de algo? ¿Te angustia “dejar escapar” una red social o una plataforma? launching-creative-digital-apple

Si sientes agobio digital, quizás ha llegado el momento de marcarte unas pautas que te permitan optimizar tu presencia on-line, para que logres tus propósitos y disfrutes de las oportunidades de Internet sin abrumarte.

Del mismo modo que las dietas hipocalóricas reequilibran nuestra alimentación, una dieta digital debe darnos pautas para una vida digital sana. Basándome en mi experiencia, ésta es mi propuesta:

  1. Identifica tu perfil. Te defines como: residente (una parte importante de tu vida transcurre on-line) o visitante (eres usuario funcional que acude a la Red en busca de soluciones como información, etc). Los residentes digitales tienden a la conectividad permanente. Los visitantes (usuarios funcionales), en cambio, se conectan en función de sus necesidades.
  2. Define tus objetivos. ¿Qué debe hacer tu identidad digital por ti? Proporcionarte visibilidad, mantenerte en contacto con amigos, permitirte acceder a nuevos sectores o nuevos clientes,… Es importante priorizar los propios objetivos.
  3.  Define tu estrategia. ¿Quieres ser popular (y necesitas fans) o relevante (y necesitas contactos cualificados)?
  4. Haz inventario y limpieza. ¿En cuantas plataformas eres activo? ¿Cuáles te llevan más tiempo? ¿En cual o cuales te sientes más cómodo? ¿De cuáles puedes prescindir y en cuáles debes abrir un perfil?
  5.  Establece una rutina. Por ejemplo, reserva espacios de tiempo determinados para mantener al día tus perfiles.
  6. No olvides monitorizar de forma periódica tu reputación on-line. Así sabrás cómo vas y si tu dieta digital te proporciona el rendimiento adecuado.
  7. Fórmate, bien on-line, bien off-line. Internet está siempre in progress.

Establecer una rutina digital nos ayuda a optimizar el tiempo que invertimos on-line y nuestra capacidad de atención. La tecnología es ubicua: somos nosotros, los usuarios, quienes debemos decidir cuándo y cómo nos conectamos y cuantas “calorías digitales” nos sientan bien.

***Próximas citas:

Gracias por compartir tu opinión y tus estrategias digitales en los comentarios.

PD: La ilustración procede de este post.

Apúntate a mi Tertulia y recibirás mis notas directamente en tu buzón.

Tags:


Comentarios

Me parece muy interesante esta entrega, yo en algunas ocasiones aunque muy pocas he caído en exceso de uso del internet, sin embargo últimamente, he podido llevar un programa y ajustarme a él. Por ejemplo solo usar un par de horas, para ver mi correo, y responder otros.

Bueno, viendo tus consejos parece que no lo estoy haciendo tan mal 🙂
Yo también he tenido momentos en los que sentía que perdía demasiado tiempo en Internet, y nunca sabes hasta que punto es efectivo el esfuerzo que haces, pero hay que hacerlo. Lo que no se ve, no existe.
Un abrazo.

A mí me ayuda a pensar que la tecnología está a mi servicio, no al revés. Gracias, Angel y Lola, por comentar

[…]   […]

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)