Identidad digital y marca personal | Neus Arqués

Identidad digital y marca personal

La identidad es el conjunto de rasgos que nos caracteriza y, a la vez, la conciencia que tenemos de nuestra propia individualidad, es decir, de ese conjunto de rasgos específicos que nos hacen seres singulares. Identidad es ser quienes somos y saberlo.

A medida que nuestras vidas se desarrollan cada vez más on-line, la identidad digital es cada vez más relevante en la construcción de la marca personal.  Como apuntamos en Y tú, ¿qué marca eres? “el impacto [de la adopción masiva de las nuevas tecnologías] en la notoriedad y el posicionamiento de las personas modifica las reglas del juego, lo democratiza y a la vez acorta los tiempos” (p. 52).

Como entidad, en el mundo presencial existimos por el mero hecho de existir, representados por nuestro cuerpo. Si subo a un vagón de metro, no puedo dudar de que el resto de pasajeros son entes distintos a mí: no puedo dudarlo porque veo sus cuerpos, puedo sentarme junto a ellos e incluso rozarles. Somos por el mero hecho de estar.

Sin embargo, la identidad digital no puede recurrir al cuerpo como “marcador”. Si me apunto a un grupo en Facebook, mi única representación es mi foto de perfil (avatar). Nadie va a “tropezarse” conmigo. Si no intervengo, no existo. La identidad digital se basa en la interacción y se retroalimenta de la reacción que ésta genera en otros usuarios.

Partiendo de esta premisa,  si queremos que nuestra identidad digital refuerce nuestra marca personal, debemos tener presente que la identidad digital debe alinearse con nuestros valores y objetivos profesionales. Nuestras interacciones on-line no son accidentes casuales sino que nos definen tanto o más que la ropa que llevamos puesta.

Apúntate a mi Tertulia y recibirás mis notas directamente en tu buzón.

Tags:


Comentarios

Molt encertat l’article, però si volem esborrar activitats professionals anteriors que no tenen res a veure amb el que estem fent ara?? Hem d’exigir controlar les nostres dades.

De fet, ja hi ha iniciatives en aquest sentit, com ara l’anomenat “dret a l’oblit”. Mentre no s’apliquin de forma generalitzada, el que cal és fer-nos responsables de le snostres interaccions digital i de les seves conseqüències.

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)