Visibilidad y gratuidad: ¿Te pagan cuando no te pagan? | Neus Arqués

Visibilidad y gratuidad: ¿Te pagan cuando no te pagan?

Cada vez abundan más las propuestas en las que el cliente pide una prestación -que redactes un artículo, moderes una mesa redonda, que le mandes unas muestras…- a cambio de visibilidad. Hablando en plata: no paga sino que da acceso a su audiencia.

En estos casos, ¿cuándo conviene trabajar pro bono y cuando se impone pedir pago?

La respuesta no es sencilla porque no existe una regla universal.

Es importante en este tipo de ofertas detectar posibles abusos. Considero un abuso que quien te ofrece que impartas un taller gratuito sea una organización que puede perfectamente pagar tu tarifa pero prefiere ahorrarse el coste. La persona que te contacta cobra por organizar el seminario, el hotel les cobra el alquiler de la sala, la empresa de catering cobra el canapé, el asistente paga su inscripción y el esponsor patrocina, pero tú no cobras por dotar el evento de contenido. ¿Por qué? En realidad, sin contenido no hay canapé.

En mi caso,  considero que mi propuesta aporta valor a un público determinado, con el aval de mis libros. Los escenarios de gratuidad que contemplo se refieren al prestigio o a la pasión:

En ambos casos, estudiaré junto al cliente cómo arbitramos una compensación.  Siempre, siempre, habrá alguna forma de compensación, por la sencilla razón de que no hay reconocimiento sin retribución. Que reconozcan tu esfuerzo requiere algún tipo de retorno: en especies, en tiempo, en productos, en contactos, en visibilidad.

En este post  Seth Godin formulaba algunas preguntas que podemos hacernos para discernir cuándo nos interesa trabajar gratis. Las traduzco aquí:

Las preguntas me parecen importantes para ayudarnos a decidir si y cuándo nos interesa ofrecer contenidos gratuitos a cambio de visibilidad.

Esta reflexión actualiza la que ya publiqué en su momento sobre el tema de la gratuidad. La imagen procede de este pin. Gracias por comentar y por compartir.

 

 

 

 

 

Apúntate a mi Tertulia y recibirás mis notas directamente en tu buzón.

Tags:


Comentarios

Yo soy muy hombre con estas cosas, y con hombre quiero decir simple. Si ellos cobran yo cobro, a excepcion de que sea una organicacion benefica o que tenga algo que me haga dar mis servicios gratis.

Sí, yo para esto también soy muy hombre, Jose. Gracias por comentar.

Pues yo estoy en plena transformación.
Hasta ahora he regalado mucho trabajo, mucho tiempo, pero ya estoy viendo qué precio poner a mi trabajo y empezando a hacerme estas preguntas, más bien a reflexionar sobre las 2 circunstancias que planteas tu, Neus, como posiblemente gratuitas… con compensación.
Las preguntas voy tenerlas muy presentes a partir de ahora… pues esta primavera se abren nuevas propuestas y oportunidades…
Gracias!

Me parece estupendo, Pilar: flexibilidad con criterio!

[…] Ver más en Neus Arques […]

Clara, cristalina y noble. Siempre es un gusto leerte.
La cuestión que abordas hoy es ¡candela!
La verdad es que me gustaría leer una segunda nota, una sobre por qué nos vemos constantemente “empujados” a rebajar honorarios” ¿Porque resulta que “otro hace lo mismo pero más barato”? Hay que poner en valor como lo hacemos nosotros, ya lo sé, ¡y nadie nos dijo que fuera fácil!
¡Gracias, Neus, por poner luz siempre!

Gracias a ti, Tana, por esa idea para la Parte II. ¡Tiene tela! Un abrazo.

Hola.

En mi opinión, yo prestaría mis servicios profesionales gratuitos o como voluntaria para una fundación sin fines de lucro, para apoyar a una comunidad de bajos recursos, etc. Al menos tomaría en cuenta ese criterio.

Gracias!

Sí: esa es una de las posibilidades que contemplo cuando hablo de la pasión y de crear comunidad. Gracias por comentar, Ivelis.

Hola Neus y otros. En mi caso hace tiempo que decidí salvo cuestiones muy excepcionales no hacer nada gratis. Tiene que estar muy justificado o interesarme mucho a mi.
Un abrazo.

Bien hecho, Juanjo. Welcome back!

Gran post Neus. Peco de buena, pero también estoy aprendiendo. Cuesta darse cuenta de la diferencia, pero tus reflexiones son de gran ayuda siempre.

Gracias por comentar, Sylvia: me parece necesario que este tema se comente en público. Un abrazo

Un tema interesante, amigos.
En mi caso guardo una mejor relación, comunicación y amistad con los que han pagado por mis servicios.
Curiosamente, los que los han tenido gratis han desaparecido del mapa.
Nadie valora lo gratuito, todo tiene su precio, y así debe ser.
Saludos.

Muy interesante este enfoque, Isabel Gracias por compartirlo!

Has dado en el clavo Neus,

Comparto al 100% tu forma de proceder, ofrecer servicios gratuitos a instituciones u organismos que no lo puedan pagar y que hacen un bien social. Pero hay veces que algunos tienen un morro que se lo pisan…

Gracias por esas preguntas que nos pueden ayudar a decidir en caso de duda 😉

Un abrazo

Gracias a ti por comentar, Africa, y por tu constancia a la hora de escribir sobre Marca personal.

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)