Tres ideas para sobrevivir a tus contactos “tóxicos” | Neus Arqués

Tres ideas para sobrevivir a tus contactos “tóxicos”

Será la educación recibida, será la ingenuidad. Sea lo que sea, soy una de esas personas que cree en la amistad sin fisuras y se niega a aceptar que no todo el monte es orégano y que algunos “amigos” son más vampiros que otra cosa.

Mis años me costó llegar a ver las intenciones reales de ciertos contactos – no muchos, por suerte. Para mí siempre existían explicaciones válidas con las que justificar una acción poco noble o incluso lesiva.  Después pasé a la fase B: era capaz de no autoengañarme y entender que ciertos comportamientos resultaban dañinos. Era incapaz, sin embargo, de actuar. Me dejaba llevar por un cierto principio de justicia divina, según el cual al final la vida pone a cada quien en su sitio.

Siento que estoy entrando ahora en la fase C: además de confiar en la justicia divina, está bien adoptar una serie de precauciones para que un/a falso/a amiga no te desangre. Se me ocurren estas tres.

1. Entiendo por “contacto tóxico” aquella persona que se acerca en busca única y exclusivamente del propio beneficio. Su intención puede ser más o menos aparente. Algunas se esfuerzan en disimular. Otras van directamente al grano. Lo que está claro es que el contacto tóxico no concibe la relación como un intercambio entre iguales sino como una simbiosis parasitaria. Se aprovecha de ti. Si tu intuición se enciende, escúchala. No te precipites, pero no te descuides tampoco. Si es el caso, pronto te enterarás (suelen ser reincidentes).

2. La justicia divina existe y al final la vida pone a todos en su sitio, pero no está de más ayudarla. En mi experiencia, confrontar al “amigo/a”, compartiendo nuestro malestar y proponiendo soluciones funciona poco y mal. Las personas somos muy resistentes al cambio y el “vampirismo” es una patología especialmente acusada. No intentes cambiar al otro: cambia tú. Cambia de amistades, para empezar.

3. El mejor antídoto frente a una persona “tóxica” es la distancia. Si logra acercarse de nuevo a ti, acabarás rindiendote a sus encantos / su discurso embriagador / etc. Después de todo, lo que esperas más que nada en el mundo es haberte equivocado. Lo que esperas más que nada en el mundo es que fulanito sea la persona amable, cariñosa y generosa que creiste que era.  Pero no lo es. Ni lo será. Mejor pasar el duelo que vivir en una agonía permanente.

En los últimos seis meses se han cruzado en mi vida dos personas tóxicas, una de cada género. En ambos casos, me ha dolido. Echo de menos ciertas conversaciones y algunos proyectos y todavía, a veces, creo que soy yo quien ha malinterpretado, que soy yo,yo, yo…  No es fácil “quitarse” de según que amistades, pero a veces no nos queda otra. Gestionar o sufrir.

 

 

Apúntate a mi Tertulia y recibirás mis notas directamente en tu buzón.

Tags:


Comentarios

Enhorabuena por la nueva web, Neus, no sabía que existía!!!

Que la disfrutes y te diviertas mucho con ella. Como yo se que tienes muchas cosas interesantes que contar, ya me iré pasando 😉

Saludos,
c

¡Hombre, Carlos! No se te esperaba por aquí pero eres más que bienvenido.

Entiendo perfectamente lo que explicas en esta entrada. Algunas experiencias he conocido y también pensaba que era yo la culpable…Pero como dice el refran y aunque a veces se echa de menos “Mejor solo que mal acompañado”

Enorabuena por tu blog personal…es ciero Conversar es una manera de vivir…
Aprovecho este nuevo canal para irte siguiendo com mi identidad 😉

Una abraçada
Marina

Gràcies, Marina! I benvinguda!

Interesante reflexión de la amistad de John Boyne, en nuestra bienamada Contra de hoy…

“Es uno de mis temas. Yo me considero leal, y es lo que pido. Se trata de ser sincero en tu relación con los demás, no utilizar al otro, preocuparte y estar cuando te necesitan. Quiero ser importante para mis amigos”

Salut
Marina

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)