Súbete a la silla | Neus Arqués

Súbete a la silla

sillas de fustaiferroEn casa, después del almuerzo de Navidad, es tradición que los niños reciten un poema.  Se suben a una silla, de modo que toda la mesa les pueda ver y escuchar bien,  y declaman la poesía que han aprendido para la ocasión . Los mayores les reconocemos el esfuerzo con un aplauso y les damos el aguinaldo.

De pequeña tenía pánico a ese momento. Detestaba subirme a la silla. No tenía miedo a quedarme en blanco, no. Lo que no quería es pasar la vergüenza de ser el centro de atención. Pero si no me subía, no se me escuchaba bien. Y no había premio. Y mis hermanos y primos se habían subido. Total, que al final me subía con el estómago cosido por los nervios.

Una vez arriba, se me pasaba el susto. El poema salía solo.  Recogía mi aguinaldo la mar de orgullosa.

Pensando en las fiestas que se acercan me ha venido a la cabeza esta analogía.  Todos necesitamos ser visibles, porque si no nos ven no nos compran, ni nos contratan, ni nos promocionan, ni captamos inversiones. Por eso hoy el Marketing clásico se declina en nuevas especialidades como el Marketing personal o el City Marketing. Ser visible consiste precisamente en saber a qué silla subirse, cómo y para qué:

– ¿En qué almuerzo estás? (Formato)

– ¿Te escucha quien te tiene que escuchar? (Público)

– ¿Has preparado tu poesía? (Contenido)

– ¿Recibirás un aplauso o aguinaldo? (Reconocimiento y retribución).

Los recursos y formatos para lograr más visibilidad sirven para eso: para que te presten atención. Y la atención es hoy el auténtico recurso escaso.

Cuanto más preparado estés, menos miedo escénico pasarás.  Eso sí: no podrás delegar, como yo no podía delegar en mis hermanos para que recitaran mi poema (conste que lo intenté). Tú serás quien tendrá que subirse, para que el resto podamos escuchar alto y claro tu propuesta de valor.

Mi objetivo y el de mi Lista es darte la mano y ayudarte a subir a la silla para que digas lo que has venido a decir. Y a ese mismo objetivo nos dedicaremos el que viene.

¡Felices fiestas!

Apúntate a mi Tertulia y recibirás mis notas directamente en tu buzón.

Tags:


Comentarios

Hola Neus,

Nosotros en casa también nos subíamos a la silla, incluso mi tía. . .A mi también me daba pánico, según mi madre había que pasar siempre desapercibido. Ahora estoy lista para subirme y captar la atención del público. Nunca había pensado lo que eso significaba. Gracias por el post.

Cristina

Neus,
m’ha encantat l’analogia de pujar-se a la cadira per recitar el poema de Nadal.
Moltes gràcies pels textos setmanals, normalment no dic res, però els llegeixo sempre.
Bon Nadal i feliç 2013!

@Cristina: arriba pues!

@Raquel: Moltes gràcies 😉

Muchas gracias Neus por tus mensajes semanales siempre son muy inspiradores, como lo era La Gazeta. Gracias por recuperarla.

Siempre se aprende contigo.

Estas Navidades en mi familia vamos a implantarlo.

Bon Nadal!!

@Amor: me alegra mucho haber recuperado esta comunicación casi epistolar con los colegas que me leéis desde hace tanto tiempo. Bon Nadal!

Me encanta que sigas siendo tú!!!!. Leerte es saber que estamos hablando de nuevo…Jose Daniel esta maravillado de haberte encontrado atrevés de tu libro y de esta manera!!!

¡Martha! Me alegro MUCHO de leerte aquí. ¡Abrazos a los dos!

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)