Siete trampas frecuentes en la construcción de tu marca personal – y cómo evitarlas | Neus Arqués

Siete trampas frecuentes en la construcción de tu marca personal – y cómo evitarlas

A veces la marca personal parece un camino sembrado de minas. No sabes si lo estás haciendo bien, o qué estás haciendo mal.

En mi experiencia, éstas son las 7 trampas más frecuentes con las que nos topamos. Para cada reto te propongo un remedio.

No existe, en mi opinión, la “marca personal expres”. Las marcas se consolidan con nuestro comportamiento a lo largo del tiempo. Son una “percepción acumulada”. Por eso interesa diseñar una estrategia que mire más allá del corto plazo, con unos objetivos bien definidos. Para empezar, pregúntate para qué quieres ser visible. Aquí te dejo esta hoja de ruta.

La tentación contraria es callar y esperar a que “nos descubran”. En esta trampa caemos a menudo las mujeres. Tendemos a ser víctimas del síndrome de la impostora.  Si pensamos que cada uno de nosotros es la fuente oficial de información de si mismo, debemos trabajar para que nuestra proyección pública comunique eficazmente los valores de nuestra marca personal. O la comunicas tú, o la comunicarán otros por ti.

Si sabemos cuál es nuestra huella digital, podemos gestionarla de forma que sea coherente con nuestra marca personal.  Para ello realizamos un seguimiento sistemático de lo que Google dice de nosotros. Aunque parezca muy básico, este seguimiento resulta muy esclarecedor.

El ruido por el ruido no aporta valor si lo que quieres es ser relevante (si quieres ser famoso, la cosa cambia).  Hay que calibrar bien si el impacto que nuestras manifestaciones públicas suma enteros a nuestra marca personal.

Nadie lo es todo para todo el mundo. Es importante segmentar y dirigirnos sólo al público al que nuestra propuesta puede interesar.  Con este cuestionario dibujas el retrato robot de tu cliente.

Nuestra red de contactos es un canal valiosísimo para nuestra marca personal. Pensemos primero siempre en qué podemos hacer nosotros por nuestro contacto y cómo aportarle valor, en vez de centrarnos en el valor que él/ella nos aportará a nosotros.

La identidad y la privacidad son dos de los principales retos a los que nos enfrentamos los profesionales. Toca decidir hasta qué punto queremos que nuestra vida privada sea pública y gestionar nuestra presencia en redes de forma coherente con nuestra decisión.

Tienes más información en Y tú, ¿qué marca eres?, mi primer manual sobre Marca personal y visibilidad. La imagen que acompaña este post procede de esta estupenda reseña, que agradezco.

De Marca personal y de Visibilidad para mujeres estaré hablando este mes en Lima, de la mano de ESAN.

¿Con qué retos te has enfrentado o te enfrentas a la hora de construir tu marca personal? Gracias por comentar y compartir.

 

 

Apúntate a mi Tertulia y recibirás mis notas directamente en tu buzón.

Tags:


Comentarios

Hola Neus,

Ya sabes que yo soy muy fan y me parece estupenda la entrada, pero reconozco en mí otra metedeura de pata: pierdo el horizonte cada dos por tres y además me parece imposible que pueda tener una marca personal alguien como yo. En fin, falta de imaginación y de perseverancia (como consecuencia de sentirse perdida)
En general hay una cosa que percibo en mucha gente (¿escritores especialmente?) cuando participa en las redes sociales. Parece que no hay más mundo que ellos. No se dan cuenta de que quien está alrededor también fabrica contenido que desea o merece (o las dos cosas) que se compartido y se centran en sí o en gente con más relevancia con la que desean congraciarse. Es un autobomobo constante que me hace querer poner tierra de por medio.
Un abrazo

Anabel: Yo creo que desde que fusionaste los perfiles escritora-abogada has encontrado un posicionamiento imbatible para tu propia marca. Vamos: ¡te pongo de ejemplo en mis cursos! Y por lo que respecta a esa querencia que tenemos los escritores por nuestro ombligo, creo yo que es previa a Internet. Umbral fue a hablar de su libro cuando Facebook no existía. Ahora somos más y gritamos más. Un abrazo.

Agraïda de llegir-te en aquest moment, on estic redefint la meva visibilitat. Sempre arribes quan toca! I estic d´acord amb tu que a vegades menys és més. Una abraçada.

Ho celebro, Anna: endavant!

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)