Failure Bonus: Cuando fracasar tiene mérito | Neus Arqués

Failure Bonus: Cuando fracasar tiene mérito

Comenzamos el año con nuevos planes …y el mismo tiempo disponible que teníamos al terminar 2016, porque el tiempo no se estira con los años. A ese nuevo objetivo que tanto nos motiva habrá que buscarle espacio. ¿Cómo?

Dejando de hacer.

Dificilísimo. ¿Podemos continuar siendo visibles si “abandonamos la nave”? ¿Qué aparcamos? ¿Qué eliminamos? ¿Cerramos el blog? ¿Salimos del club de Networking? Cuesta mucho vencer la inercia. Nos enrocamos en plataformas y relaciones con independencia de su viabilidad y rentabilidad.

Igual podemos aplicarnos una estrategia que emplean en Google -mejor dicho, en X. X es la división de investigación de Alphabet. Alphabet es el holding creado por Google como paraguas de sus diversas empresas.

La misión de X es innovar. En esta conferencia, Astro Teller, su responsable (“captain of moonshots”, ahí queda ese cargo) expone algunos objetivos fascinantes. En X los empleados pueden investigar sobre lo que les dé la gana, esté o no relacionado con los actuales negocios de Google/Alphabet. Si un proyecto prospera, se constituye como nueva empresa independiente.

Lo más interesante es lo que sucede con los proyectos que NO avanzan.

Uno de los mecanismos internos para asegurar la innovación es que los empleados reciben un bonus por fracasar. Exacto. X les premia por admitir que no han logrado su propósito. Con el “failure bonus”, la compañía incentiva a los colaboradores a abortar proyectos que no progresan adecuadamente, porque de este modo reduce los costes financieros y de oportunidad. Así vencen la inercia de continuar en un proceso que no va a ninguna parte.

Me he aplicado el método. He hecho limpieza de P&PC (Proyectos y Plataformas)… y me ha recompensado. Tanto, que incluso lo estoy compartiendo aquí.

Para poder crear necesitas espacio. Fracasa ahora mismo a tu favor. Concédete un failure bonus y abandona los P&Ps que no aportan nada a tu visibilidad ni a la de tu propuesta de valor. Si necesitas apoyo para valorar tu situación de partida, puedo ayudarte en una sesión privada.

Te traslado tres informaciones que me alegran mucho, sobre tres proyectos que ahora tienen más espacio en mi vida:

Vive 50, en esta lista de los mejores libros del 2016. Sobre la cincuentena y la visibilidad libro hablaré hoy a las 19h en el programa Terrícoles de BTV.

Tu plan de visibilidad 40+ y este post, en esta lista de lo mejor del Personal Branding.

– Este próximo sábado 14, nueva edición del Taller de escritura para mujeres muy ocupadas (hombres bienvenidos).

Gracias por comentar y compartir.

PD: El globo de la imagen es el Google Loon, uno de los proyectos en marcha en X, diseñado para suministrar acceso a Internet a los habitantes de las zonas más remotas del planeta.

Apúntate a mi Tertulia y recibirás mis notas directamente en tu buzón.

Tags:


Comentarios

Como siempre un buen post, cargado de sentido común… ahora que me cale que es otra cosa diferente. Hay veces que pienso que debería dejar de escribir y dedicarme al cien por cien a la abogacía, el problema es que me gusta mucho más escribir que ser abogada(creo que negaré haber escrito esto si lo lee algún familiar), pero me siento tan estúpida invirtiendo tiempo en un proyecto que no da rendimiento económico real (lo ingresos son mínimos a día de hoy) que no sé, tal vez debería reconocer que es un fracaso, aunque haya publicado y me estén surgiendo cosas. No sé, supongo que no ver resultados inmediatos me crispa demasiado. ¿Me ofreceran un bonus en el despacho por regresar a la senda jurídica? No creo, además la frustración de dejar de escribir sería excesiva. En fin que no quiero darte la brasa, pero has empezado tú, ¡que conste! Una petición ese curso de mujeres con poco tiempo para escribir (que me recuerda a alguien) cuándo en versión on line. Ya me dirás. Un abrazo fuerte y gracias por tu tiempo y tus artículos.

Querida Anabel: te entiendo perfectamente. Cómo los escritores nos ganamos la vida (verbo que aborrezco porque nadie debería “ganársela”) es objeto de disputa desde los romanos. Ellos buscaban mecenas y nosotros, micromecenazgos u otras salidas. Lo que leo en tu comentario es que que escribir te genera rentabilidad emocional. Te llena. Esa rentabilidad no paga facturas pero seguro mejora la calidad y el propósito de vida. Podemos continuar hablándolo, porque es un tema que me interesa mucho. Tomo nota de la edición on-line del curso: estamos en ello. Un abrazo.

Cómo siempre Neus un buen post sin la necesidad de ir demasiado lejos. Tienes razón, ya me había acostumbrado a mi lista de proyectos personales por hacer, casi todos en pausa o con avances poco significativos; ahora es tiempo de fracasar y permitirme tiempo para lo que tiene potencial.

Adelante entonces con los proyectos de potencial, Fernán!

Es un post interesante, que interpreto así: analizar lo que hicimos y sus resultados, luego cortar las ramas secas, las que no florecerán.
Es un llamado a la realidad, para no gastar tiempo y recursos en situaciones estancadas, una evaluación sensata de lo que queremos, de lo que podemos y de lo que la situación es capaz de producir.
Listo, lo hice y me siento mejor.
Gracias.
Un abrazo

Ana María: gracias a ti. Lo explicas de forma mucho más poética que yo – o que Google 🙂 Un abrazo

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)