La paradoja de la elección | Neus Arqués

La paradoja de la elección

Cuantas más opciones se nos presentan, más difícil es escoger. Tener muchas posibilidades parecía garantía de progreso y, sin embargo, los estudios indican lo contrario: la variedad excesiva en la oferta nos conduce a la parálisis y al sentimiento de culpa. Si el tema te interesa, te invito a leer la reflexión que he publicado sobre la llamada “paradoja de la elección” en el blog de Manfatta, mi empresa.

Apúntate a mi Tertulia y recibirás mis notas directamente en tu buzón.

Tags:


Comentarios

Lo siento, pero por alguna razón que desconozco, no puedo comentar en el blog de Manfatta. Me da un mensaje como este “el nombre introducido de nuestra empresa no es correcto”. Si quieres, y si no te es mucha molestia, lo puedes mover.

100% de acuerdo con tu penúltimo párrafo. Yo también creo que es vital un primer paso en especializarse en algo muy claro y luego centrarse en pocas cosas que decir pero bien hechas.
Por si te interesa te dejo este artículo que me pasaron hoy y me gustó porque estoy 100% de acuerdo en lo que dice:
10 Marketing Trends for 2011 http://www.reuters.com/article/idUS210444896420110112

David,
Hemos comprobado los comentarios y no parece haber problema. Gracias igualmente por avisar! Podemos hablar aquí tb.
Gracias tb por el artículo: 100% de acuerdo. Ojalá la conversación digital vaya pasando de la algarabía a la frase.
Un saludo

Yo comento aquí porque mi reflexión se ‘sale’ del marco empresarial ya que, al leerte, no he podido evitar reflexionar sobre el marco emocional, que desde el punto de vista de la comunicación es el que más me atrae.

Has dado en el clavo, una vez más. A mí me gustó leer un artículo sobre Psicología que hablaba de la ‘inflación de expectativas’… al poder elegir, llegamos a creer que lo tenemos todo a nuestro alcance. Y si lo tenemos todo a mano, el no conseguirlo es… o una injusticia o nuestra culpa. Ambas ideas conducen a la frustración.

Y qué ocurre con nuestra preparación emocional para afrontar la frustración… Pues que no existe. Porque en un mundo con todas las opciones a nuestro alcance, no nos han preparado para que las cosas ‘no salgan’.

A lo mejor me fui por las ramas. Pero esto es lo que quedó enredado en mi cabeza tras leer tu estupendo post.

Un besito
Marta.-

Marta,
Totalmente de acuerdo. Hemos pasado de la resignación cristiana al “porque yo lo valgo”, directamente.

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)