El síndrome de Claudia Schiffer | Neus Arqués

El síndrome de Claudia Schiffer

Los escritores -no todos, pero sí muchos- padecemos lo que denomino “el síndrome de Claudia Schiffer”.

La narrativa (que no historia) de la top model nos cuenta que una noche, bailando en una discoteca en Düsserdolf , fue descubierta  por un cazatalentos. La chica era tan atractiva, llamaba tanto la atención, que le bastó con bailar para empezar una carrera meteórica. Esta serendipia forma parte ya de la biografía casi oficial de Schiffer.

A los que escribimos nos gustaría vivir algo similar, y no hablo de ser “top models”. Queremos que “nos descubran”. Creo que detrás de esta idea se amaga la angustia que sentimos por no saber cómo podemos apoyar a nuestro libro y darle una salida social. Ante la impotencia, recurrimos a la ensoñación.

Es imperativo bajar de la nube rosa y ponerse manos a la obra si queremos que la nuestra tenga una oportunidad. Lo dije ayer en Qwerty y lo digo hoy aquí: no existen discotecas para escritores. El reto es lograr que nuestros manuscritos sean visibles para ayudar al otro (editor y lector) a descubrirnos.

Apúntate a mi Tertulia y recibirás mis notas directamente en tu buzón.

Tags:


Comentarios

Estimada Neus: soy una autora novel que se inicia por primera vez en el proceso inefable e infernal de publicar su novelita. Estoy leyendo tu libro (¡gracias!)y acabo de enterarme de que hay agencias que cobran antes de leer el manuscrito, y que son timos,que explotan precisamente esa angustia por publicar. En esas estoy yo precisamente, una agencia de Barcelona (IMC) me acaba de cobrar 116 euros solo para que el informe de lectura, lo que no quiere decir de entrada que la agencia vaya a interesarse. Su razonamiento es el que tú das en ellibro, reciben demasiados manuscritos,y solo pagando accedes a ese primer informe que no implica nada todavía. No tienes acceso al informe y la agencia ya te dirá algún día si le interesa. He hecho la transacción bancaria desde Madrid. Toda la comunicación ha sido establecida por internet meramente. En concreto tres contactos con la agencia. Pero una vez pagada la factura por el informe, ni siquiera un acuse de recibo, ni ninguna información acerca del plazo de tiempo que debo esperar. ¿Me han timado? ¿Es normal y debo esperar? ¿No debo hacerlo más? ¿Cómo se hace para que una agencia se interese por tu novela? ¿Se puede hacer entonces sin pagar? ¿PUEDES RECOMENDARME UNA AGENTE POR FAVOR POR FAVOR? Tengo cuarenta años, la protagonista de mi novela también, su contenido es sentimental o “femenino”, como suele decirse, aunque el énfasis estaría creo yo en el trabajo de escritura.

Ana,
Clarifico tu comentario.
a) Es bueno contar con una lectura profesional antes de emprender el camino. El informe de lectura puede realizarlo un lector profesional, un coach de escritores, una agencia… Se trata de un servicio a menudo remunerado.
b) El objetivo del informe es identificar los puntos fuertes /débiles de la novela. Ese ejercicio siempre es útil porque nos permite mejorarla.
c) No conozco la agencia en concreto.
Dado que ya has abonado el importe, se trata de esperar al informe.
Esperar es lo más duro del proceso. Pero hay muchos tiempos muertos, créeme: mejor tomar distancia y mantener la calma.
Animo y suerte.

¡Muchísimas gracias por responderme! Me tranquilizas. Es una SUERTE que mantengas ese contacto personalcon el lector y me encantan tus puntos de vista frescos, honestos, sinceros y novedosos. El autor que empieza se ve muy solo,cierto. Los amigos no entienden esta fase de tu vida y de la obra, tienen esa visión romántica del escritor de la que hablas en tu libro. Se enamoran de tu novela, pero no pueden aconsejarte ni entender el impass en que te hallas despues de haber corregido mil veces el manuscrito, durante meses o años, y darlo por concluido.
Me lo imagino, tiempo, paciencia, espera, trabajar un poquito cada día en la investigación de cauces. Los premios me parecen inefables. Carmen Balcells ha dicho claramente que son un acuerdo comercial entre agencias y editoriales. ¡Ay si no eres nadie y no conoces a nadie!
Muchas gracias por el libro, tan bien escrito, claro, entretenido y honesto. Sí, queremos vivir del cuento, que nuestro trabajo nos cuesta…
Deberías montar tu propia agencia, a ser posible para autores noveles, en torno a nuestra edad. Empezar con un servicio baratito por la lectura de manuscrito y crear tu propia línea de representación. Una línea joven y novel de este país, que estoy segura de que existe. O incluso tu propia editorial. Atractiva y novedosa. Tienes todos los recursos, me parece.
Un abrazo, Ana

😉

Hola Neus, cómo estás??

Te escribo debido a que estoy leyendo tu último libro “Marqueting para escritores”. Antes de nada manifestar que es un libro muy completo, que engancha desde el primer párrafo y bastante bueno.

Soy escritor novel y en noviembre publican mi primer libro “Triunfadoras”, es un proyecto muy original y ambicioso. Me gustaría, si puedes, que entraras en el blog del libro, para ver que te parece. Tu libro es una gran herramienta para todo este maravillo, odioso y apasionante viaje de publicar (jejeje) que nunca dejaré estancado en una estanteria, sino que leere una y otra vez: mi puntuación es un GRAN 10. Ah!!! y estoy ansioso de leer tu primera novela. Espero tu respuesta. Muchas gracias. Un gran admirador.

http://www.triunfadorasellibro.blogspot.com/

Daniel de la Peña

Me parece que el fenomeno se presenta en todos los casos sea cual sea lo que quieras exponer o que más de tu circulo de amigos conozca, no es algo que se haga de la noche a la mañana sin embargo como dices con paciencia y sabiendo entender que no somos los unicos lograremos nuestro objetivo. Adicionalmente me gusta mucho como escribes y espero que pronto logres tu objetivo. Saludos desde Guatemala.

@Marleny: coincido contigo.
@Daniel: te respondo en tu blog.
Gracias.

Hola Neus,

Enhorabuena por tu blog y tu carrera como escritora. Acabo de suscribirme al RSS (yo también soy blogger) y comprar Marketing para escritores en casadellibro.com así que ya tienes un lector más on y off line!

Un saludo y mucha suerte,
Javier Regueira

[…] Éste es el argumento subyacente a lo que en su día bauticé como “el síndrome de Claudia Schiffer”. Básicamente, el síndrome nos lleva a pensar que la excelencia por sí sola lleva aparejada la […]

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)