Orbita tu vida | Neus Arqués

Orbita tu vida

Esta semana celebramos el solsticio: según el hemisferio en que te encuentres, hoy vivirás la noche más corta o más larga del año.

Esta semana cumplo 55 años. Han pasado cinco desde que comencé mi proyecto Vive 50. Lo terminé, lo escribí, lo publiqué y se ha convertido en un Club.

Esta semana se cumplen 50 años desde que Valentina Tereshkova se convirtiera en la primera mujer en orbitar el espacio exterior. Tereshkova salió de misión sin saber si regresaría pero, a pesar de la precariedad de medios, regresó.

Nosotros también regresamos: a nosotros mismos. El solsticio es un buen momento para valorar lo que hemos hecho y decidir qué queremos dejar de hacer.

Estoy satisfecha con este año.

He publicado un libro para animar a las mujeres muy ocupadas a escribir (los hombres son bienvenidos).

Mi novela Caída libre ha ganado el premio Marta de Mont-Marçal. Esta semana se ha hecho pública la cubierta (la puedes ver en este enlace). La novela está protagonizada por una mujer de mi edad: si queremos ser visibles, tenemos que escribir nuestros propios papeles.

Estoy terminando el guion para una audio serie Original de Storytel. El proyecto ha supuesto un reto importante: el formato es nuevo (escribir para ser escuchado) y el tema es oscuro.

Continuo disfrutando mucho con mis conferencias y clases, aquí y este año también en Perú, sobre Gestión de la visibilidad y ahora, además, sobre la relación entre la escritura y la gestión.

He tenido la alegría de ser maestra de ceremonias de la promoción 2014-2018 de Ciencias Políticas y Sociología de la U. Autònoma de Barcelona, que es mi alma mater.

Si me pregunto qué quemaría de este año, concluyo que pocas cosas. Quemaría sobre todo los miedos, propios y ajenos.

El antídoto al miedo, una vez más, lo encuentro en las palabras del mitógrafo Joseph Campbell:

Follow your bliss. Persigue la felicidad.

¿Por qué?

Así explicaba Campbell la razón de este consejo:

“Si persigues la felicidad, te sitúas en una especie de camino que siempre ha estado ahí, esperándote, y la vida que deberías vivir es la que ya vives. Cuando entiendes eso, empiezas a conocer a personas que se encuentran en tu campo de felicidad y esas personas te abren puertas.  Persigue tu felicidad y no tengas miedo y verás como se te abren puertas cuya existencia desconoces”.

El solsticio es un buen momento para orbitar tu vida. ¿Con qué te quedas? ¿Qué quemarías tú?

La imagen es de la ilustradora Malika Favre.

Apúntate a mi Tertulia y recibirás mis notas directamente en tu buzón.

Tags:


Comentarios

Hola Neus, te saluda Diego Palma de Perú. Me encantaría saber dónde encontrar tu libro. Sería un gusto leerlo. De ti solo he leído marketing para escritores. Tengo mucha curiosidad por conocer tu trabajo narrativo! Cuídate!

Hola Diego! Mira, el que seguro está en Perú es Tu plan de visibilidad. Si me escribes a mi email, te paso el contacto donde conseguirlo. El resto los encuentras todos en Amazon. Un abrazo y gracias por tu interés.

Hoy he recibido tu mail cuando estoy de viaje en Madrid. Me he levantado a las 5.30 le he puesto mi mejor cara al dia y al ave que me ha traido y he venido por trabajo para regresar en un par de horas a Barcelona. Entretanto he tenido dos reuniones y una bronca descomunal con Cristina!!
Cristina es mi directora de 40 años, ambiciosa sin limites y con un ego que expulsa a borbotones en cada uno de sus graznidos.. y yo? Yolanda 53, trabajando en una multinacional que me roba el tiempo y el alma, me manipula y me engaña a cambio de un salario en precario. . Que, que quemaria en este solsticio? Mi rueda de hamster, mi dolor en los ojos, mi dificiltad para encontrar salida y mi sordera para escuchar respuestas.. tiraria gritos y emociones de rabia contenida, tiraria injusticias y notienesrremedios, quemaria el sinotegusta ahitieneslapuerta.. y quemaria un papel con las gracias a este post por permitirme compartir junto con un trozo de sandia, toda la sinrazon que me rodea.

Uf! Suena a jornada demencial, Yolanda. Y a necesidad de pensar en alternativas más amables. No hemos venido a este mundo a sufrir. Cuídate. Un abrazo

Yo quemaría unos cuantos años de mi vida, así, en bloque, que me y permitieran volver a estar a mitad de camino y ahí, entonces, tomar decisiones distintas a las que tome, de manera que cuando pasarán de nuevo los años y Neus preguntase “tú qué quemarías”? Poder responder ¡”Nada”! con el corazón en la mano.

Hola Neus,
También a mí me pilla tu post en uno de esos días en que me tienta, más que quemar, tirarlo todo por la borda. Sin embargo mis razones son diferentes de las de Yolanda.
Como emprendedora reincidente (ya voy por mi tercera empresa) creo que me quedo con la libertad pero quemaría, como tú, los miedos y las dudas. Ah! Y las penurias, que también son reincidentes 😉
Como persona, quemaría las malas noticias en materia de salud de seres queridos.
Un abrazo
Miriam

Hola Neus, cuán oportuno, reflexivo y orientador, resulta este artículo, la referencia de perseguir la felicidad, quemar los miedos propios y ajenos, y situarnos en el camino que siempre ha estado allí, esperando…fabuloso, sublime y perfecto para mi en este momento, gracias por compartir tu sabiduría, experiencia y amor…recibe.un inmenso y fraternal abrazo

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)