Cómo superar tu bloqueo creativo | Neus Arqués

Cómo superar tu bloqueo creativo

 Todos pasamos por momentos de bloqueo creativo durante los que no sabemos qué decisión tomar, qué camino seguir, o cuál es el tema en que deberíamos estar trabajando. Esos bloqueos afectan tanto a profesionales que empiezan como a veteranos. Ni la juventud ni la experiencia son el antídoto.

La vía más común para salir del atolladero es buscar una respuesta lógica. Analizamos las opciones a nuestro alcance. Podemos hacer listas de pros y contras, emplear DAFOs u otros sistemas de evaluación racional que nos proporcionen argumentos suficientes para actuar de una vez por todas.

Esta vía analítica a veces funciona y otras no. Ves claramente sobre el papel cuál es tu mejor opción… pero incluso viéndola, no resuena. Vuelves a la parrilla de salida e intentas encontrar nuevos argumentos. Entras entonces en la parálisis por análisis.

Para complementar la vía analítica o porque el análisis no nos ha dado la claridad esperada, puedes recurrir a una alternativa tremendamente eficaz y que emplea un recurso al alcance de todos: puedes recurrir a tu subconsciente.

No se trata de hacer experimentos extraños. Se trata de escucharlo.

Parto de la base de que salir de un bloqueo no requiere disciplina: requiere creatividad. En realidad, si supieras qué hacer, ya lo habrías hecho. Por lo tanto, lo que necesitas es mirar la cuestión con otros ojos.

Esa nueva mirada te la da tu cerebro… a primera hora de la mañana. ¿Por qué? Dicen los expertos que, durante la noche, el cerebro actúa de forma errática y realiza nuevas conexiones. Mezcla las piezas y las agrupa y reagrupa como si fuera un caleidoscopio.

Puedes aprovechar estas nuevas posibilidades que tu cerebro ha formulado mientras duermes. ¿Cómo?

Diez minutos antes de acostarte, hazle un encargo. Pon por escrito la pregunta o el dilema que te está bloqueando.

Vete a dormir.

La pregunta que has anotado hace las veces de sabueso que lleva al cerebro de un sitio a otro mientras tú duermes plácidamente.

¿Y cómo conocerás la respuesta?

Al despertar, antes de mirar el móvil, antes de ducharte, antes de cualquier otra cosa, cuando todavía estás en duermevela, saca tu cuaderno y comienza a escribir sin parar y sin pensar. Escribe literalmente lo que te pase por la cabeza. En esta nota te cuento más sobre la escritura automática.

En el batiburrillo de frases que saldrán, podrás vislumbrar ideas extrañas y locas. Puede que alguna, de puro insólita, te haga ver un camino donde antes solo veías un muro.

Las conexiones no lineales son una fuente increíble de inspiración, Sirva de ejemplo mi novela, Caída libre. En este artículo explico cómo surgió la idea para la trama (Spoiler alert: No tiene que ver con escribir, sino con buscar piso).

¿Funciona?  Por mi experiencia puedo decirte que sí, y que con la práctica vas afinando el proceso que mejor se adapta a ti. Tú verás en qué momento, sobre qué papel, si hay algún espacio en el que escribes mejor…  Lo importante es la pregunta. A Thomas Edison, el inventor de la bombilla, me remito. Suya es la frase: «Nunca te acuestes sin hacerle una petición a tu subconsciente».

Para realizar este ejercicio de pregunta subconsciente solo necesitas un cuaderno, un bolígrafo y un pijama. En la fuerza de tus propias palabras encontrarás la respuesta creativa a tu bloqueo.

Pruébalo y me cuentas.

PD: La imagen procede de este pin.

 

Apúntate a mi Tertulia y recibirás mis notas directamente en tu buzón.

Tags:


Comentarios

Hola Neus! Lo probaré. Yo ya tengo la libreta y el boli en la mesita de noche, pero la uso antes de acostarme, medio dormida. Por la mañana todavía no la he utilizado.
¡Gracias por el consejo!

Prúebalo y me dices, Montse. Un saludo.

Una recomendación valiente, amiga Neus, esa de confiar la llave de los desbloqueos al mundo, para mí ignoto, de los sueños.

Aunque, ahora que me estimulas a pensar en ello, tengo un recuerdo impreciso de que en la época que era estudiante de Física había resuelto en sueños algún problema que se había resistido a mis intentos de madrugada.

No me resisto a añadir que, por algún circuito mental que no controlo, tu texto me ha hecho recordar una cita de Voktor Frankl (“El hombre en busca de sentido”):

“Tenemos que pensar en nosotros como en seres a quienes la vida les inquiriera continua e incesantemente.”

O sea, escuchar esas preguntas en lugar de esperar que sea la vida la que responda a las nuestras.

En fin. Gracias, una vez más, por estimularme a escribir.

Tu cita de Frankl da la vuelta al tema y lo convierte en una cuestión todavía más interesante. Gracias por compartirla.

Hola Neus,quanta rao i mal favor ens fa la mandra. Gracies.

A tu, Montserrat!

Yo hasta ahora si habia probado lo de escri ir nada nas levantarme y es fascinante la informacion que sale a esa prinera hora. Ahora añadire la formulacion de la pregunta.
Gracias Neus

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)