Tres cambios que seguir en Internet | Neus Arqués

Tres cambios que seguir en Internet

Lo único seguro hoy es el cambio, y en Internet más. A veces son mutaciones pequeñas, otras son cambios de tendencia que determinarán, en el medio plazo, el modo de hacer las cosas.

Particularmente me interesan éstos.

1. Cambio en la percepción de Google
Google nos caía bien. Como marca nos resultaba cercana y simpática… Y los servicios eran “gratis” -lo que es un decir, porque pagábamos y pagamos con información.
Su tagline original -“Don’t Be Evil”, no seas malo- ya apuntaba maneras. Porque una marca que aspira a la mayor cuota de mercado posible, cuya cotización está en un un PER de 35, no es una ONG. Y Google lo sabe y desde hace meses ha abandonado dicho claim. Empieza el cambio de (auto)percepción. Los usuarios van tomando conciencia de que quizás no sea oportuno que Google almacene tanta información personal libremente proporcionada por ellos.

2. Facebook, ¿nuevo sistema operativo?
Un amigo me anunciaba hace poco que FB será el sistema operativo del futuro: entraremos a nuestros ordenadores por FB. Todavía lo estoy pensando. Conozco a muchos inmigrantes digitales de mi quinta que ni están en FB ni se les espera. A los nuevos y no tan nuevos les recomiendo Faceboom, de Juan Feldman, una crónica corta pero certera sobre cómo actuamos en esta red social. El autor se parapeta detrás del sentido del humor y las va dejando caer. Privacidad… ¿qué privacidad?

3. ¡Todos a la nube!
Los grandes grupos editoriales en castellano anuncian ya su inminente plataforma digital común (¿Por qué tres competidores tienen tanto interés en unirse?).

Tanto las editoriales como los fabricantes de gadgets lectores varios basan su modelo de negocio en la descarga. Así sucedió y sucede en la industria discográfica, a la que sigue la editorial. Y sin embargo la plataforma musical de la que más oigo hablar en estos momentos no es iTunes… es Spotify. Si podemos ir a la nube y escuchar en streaming la canción que queremos…, ¿para qué descargarla?

Si pudieramos acceder a los libros en la nube, podríamos leer desde cualquiera de los gadgets multiprestaciones (notebook, ebook, iPhone…) que nos llenan el bolso/la cartera. ¿Para cuándo un Spotify de libros? Los libros técnicos se prestarían más a esta biblioteca remota porque su contenido es fragmentable. En la ficción, debido al orden secuencial del texto, quizás el modelo no encaja.

Por si acaso lo dejo anotado aquí:
Emprendedores e inversores que estéis preparando el Spotify de los libros: tenemos que hablar.

Apúntate a mi Tertulia y recibirás mis notas directamente en tu buzón.

Tags:


Comentarios

Pues igual sí que tendríamos que hablar, apuntas bien ;D Leí hace poco por ahí algo así como que Facebook es el AOL de “nuestra época”, me pareció muy acertado. Personalmente no tengo esa sensación de que Facebook vaya a ser una especie de sistema operativo; a la postre lo veo más como una acertada evolución de los viejos foros y comunidades y una forma más eficaz y global de permanecer conectados… hasta que venga algo mejor.

Pocas cosas valen tanto como la información. El precio que se paga por las redes sociales y servicios gratuitos de Google, como apuntas, es realmente algo. Ahora bien… ¿no puede ser voluntario ? Y entiendo por voluntad la consciencia. ¿Por qué me iba a resultar molesto que una marca conozca mi perfil como consumidora? ¿Es negativo realmente la definición de targets para la creación de una oferta a nuestra medida? Lo negativo es la definición de targets para la invención de necesidades que nos transfieren las marcas y creemos nuestras. Bueno, eso es el mercado. Me asusta convertir este post en una reflexión filosófica, mejor dejarlo aquí…

@Alberto: Hablemos, hablemos…

@María: Tienes razón. El quid está en si la información que proporcionamos se agrega (y pasamos a ser un ítem más dentro de un segmento) o se individualiza… Un saludo.

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)