Mi experiencia en Kindle | Neus Arqués

Mi experiencia en Kindle

umct-en-kindle-reducidaAmazon Kindle anuncia su desembarco más allá de los EEUU y el sector editorial se pregunta qué pasará.

Ésta es mi experiencia, 1. como autora y 2. como lectora (y mi respuesta a la pregunta de Carme).

1. Publicamos mi novela Una mujer como tú en Amazon Kindle en el mes de junio. Ayer presenté el caso de estudio en el Liber. Estas son las conclusiones:

2. Soy propietaria de un Kindle desde agosto de 2008. En estos 14 meses, he comprado 11 ebooks (excluyendo mi novela). En papel y para el mismo período habré leído una cantidad significativamente superior. En mi caso, el dispositivo lector no canibaliza el libro en papel, porque la experiencia lectora es muy distinta. Todavía no estoy habituada a la lectura en pantalla (quizás porque me paso el día delante de una) y la experiencia me parece “lectura low cost”.

El futuro del libro no está sólo en la aparición de nuevos dispositivos de lectura. Nos encontramos en una fase incipiente. El ebook hoy me recuerda los primeros sitios web corporativos: las empresas publicaban la memoria anual en html, es decir, volcaban un contenido existente a otro formato y listos. Ahora estamos haciendo lo mismo: pasar del word (o .txt) a ePub o a MobiPocket. Pero la revolución verdadera requerirá que sepamos cómo podemos enriquecer esta experiencia lectora aportando contenidos que el papel no soporta (enlaces, sin ir más lejos). No se trata de pasar del papel a la pantalla, sino del texto al hipertexto.

Apúntate a mi Tertulia y recibirás mis notas directamente en tu buzón.

Tags:


Comentarios

Tienes razón, no sólo hay que camiar de formato y soporte, también hay que cambiar de paradigma. ¿Cómo será la novela 2.0? No lo sé, ni sé si nosotros, lectores pre internet, estaremos adaptados a los tiempos.

Hola, Neus
…como editor: en el papel la distribución nos come, tiene costes altísimos y requiere tiradas desproporcionadas si se quiere visibilidad. En la red el coste debía ser menor, “cercano a cero”, y sin embargo, hagas lo que hagas, incluso gastando dinero, eres invisible. Mi propuesta hoy (mañana ya veremos): los libros en pantalla gratis: no compiten sino que suscitan ventas en papel. A mi me está funcionando, que no quiere decir que en otro tipo de editorial y de producto vaya a funcionar…

Molt encertada la comparació del final. Gràcies!

Como editor de publicaciones impresas y de proyectos multimedia, estoy de acuerdo contigo Neus. Quizás te interesen mis opiniones sobre el “metalibro” que publiqué en Edición Digital Punto Com:

http://www.edicion-digital.com/profiles/blogs/libro-con-contenido

Por cierto, recibí una notificación de Ediciona según la cual me gané el libro tuyo “Marketing para escritores” y aún no lo recibo. Tengo mucho interés en su lectura.

Neus, es lo mismo que pasa cuando utilizas internet y las redes como canal de comunicación. No puedes hacer lo mismo que hacías cuando ponías una inserción en prensa. Internet es basicamente CONVERSACION.
Ayer, en uno de los multiples encuentros de networking que se celebran, conocí a un tipo que justamente está desarrollando un soft que permite que te descargues el libro y que, no se como, ese archivo se alimente de todo lo que se habla y dice de él en distintas redes sociales: discusiones, notas, enlaces, archivos etc…. Me encantó la idea.

El tema va por aquí: el contenido es lo que tiene valor pero no tiene precio. Sirve de gancho para tratar de monetizar todo lo que pasa alrededor e incluso, como dice Alvaro Sobrino, generar más venta al formato físico. Es aplicar lo que más o menos se hace en el sector musical… los discos tienden a 0 pero se gana con conciertos, merchandising y mil cosas más.

Buen post y buena reflexión!

@Palimp, @Alvaro: suscribo. Ni todos los lectores somos iguales, ni todos los libros funcionan igual, ni todos los editores piensan igual. Pronto tendremos que hablar de “experiencias lectoras” diferenciadas.

@Albert: gràcies!

@Felipe: Ediciona me informa de que el libro salió por correo la semana pasada. Ojalá lo recibas pronto.

@David: Me interesa mucho el concepto. ¿Tienes más información?

NO creo que una pantalla sustiya nunca el formato en papel, su tacto o la sensación de estrenar sus hojas.
Como compradora entiendo que el coste del libro en papel es muy superior a lo que sería en formato virtual pero también se ha de reconcer que, para la gente que no dominamos los idiomas, ahora mismo hay muchísima más variedad y novelas para elegir en formato papel que virtual.
Seguramente termine comprandome un chisme de esos pero tenog claro que tendrá un lugar bastante más alejado del que tiene para mi el libro tradicional (básicamente lo usaré en viajes y desplazamientos para evitar el aumento de peso que cada año sufre mi maleta)

D.

Hola Neus

Como nuevo pequeño editor suscribo totalmente tu primer punto: sin visibilidad no hay venta. Tanto en papel como en ebook.

En papel hay que luchar por estar encima de una mesa y no en el estante.

En electrónico hay que luchar para que no ser unos pocos más de los millones de bits que hay por las librerías virtuales.

Es por ahí donde debemos focalizar nuestros esfuerzos: ganar visibilidad. Las ventas, en papel o en ebook, ya vendrán después. Luchar por las mesas en las librerías es una batalla superior a nuestras fuerzas, Internet es una oportunidad para los pequeños, aunque no sea fácil ni la panacea que algunos se creen o les han hecho creer.

No, aún no… pero ya te contaré cuando la tenga…

Escric per vocació, i he trobat en els blogs l’única manera de mostrar el que faig. Escriure, necessita del verb, llegir. Internet i la xarxa ha estat per a mi una solució.
Fins i tot m’estic plantejant que el paper no toque mai els meus textos.
Tenim poc de temps i no ens podem permetre perdre’l.

Escribo por vocación, y he encontrado en los blogs la única manera de mostrar lo que hago. Escribir, necesita del verbo, leer. Internet y la red ha sido para mí una solución.
Incluso me estoy planteando que el papel no toque nunca mis textos.
Tenemos poco tiempo y no nos podemos permitir perderlo.

Así como en el acto de escribir influye el yogur que te has comido el día anterior y la moqueta sobre la que tus pies eluden la dura piedra (al escribir, no te sale lo mismo si has comido un pastel de frutas del bosque el día anterior que si no has comido más que un pestiño pasado), también al el leer influye el soporte. Y si lees sobre la pantalla, la impresión de evanescencia y fugacidad te empapa todo lo que lees, es como ver un video porno en una iglesia o rezar en una cabina de streepers.
Y claro, entre el escritor de panel de control, botón de actualizar e hiperenlace, y el lector de barra de scroll y tres gé pé más gé pé ese más ha recibido un nuevo mensaje de chat, sale lo que sale del “ciclo de vida del producto literario”.

@Francisco: Llevas razón. Tus argumentos son gráficos y ciertos. Sin embargo, creo que estamos ante un cambio de paradigma, aunque no será nunca cuestión de meses, sino de años.

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)