La identidad y el discurso de clausura | Neus Arqués

La identidad y el discurso de clausura

Cuando la Fundación Universidad Rovira i Virgili me invitó a pronunciar este jueves el discurso de clausura en el acto de entrega de títulos a sus posgraduados,  les propuse hablar de la identidad digital. No es este un tema habitual en este tipo de conferencias, en las que el público lo que realmente desea es que el ponente acabe de una vez para poder subir al estrado a recoger su diploma. De hecho, los temas más recurrentes en estos discursos son otros (aquí anoto la curiosa infografía del New York Times al respecto). Pero propuse -y aceptaron- hablar de identidad digital porque lo considero urgente.

La urgencia ha quedado tristemente puesta de manifiesto por el “caso Amina”, la falsa bloguera lesbiana siria, tras la cual se ocultaba un estadounidense residente en Escocia con voluntad de agitar -o agitarse. “Amina”, exponiendo su situación personal, proporcionando un punto de vista humano, contribuyó a que la situación siria continuara interesando (captando nuestra atención) y se ganó multitud de apoyos, que se mutaron en preocupación al saber que había sido “secuestrada”. Después salió a la luz el engaño y empezaron las rectificaciones y las valoraciones alrededor de la necesidad de y el modo cómo podemos verificar la identidad on-line.

Este presentador de la BBC explica por qué decidió dar credibilidad y visibilidad a esta blogger: “¿Por qué creyeron los periodistas -por qué creí- que Amina era real? Primero, porque escribía con una voz que parecía auténtica. Segundo, porque diversas personas bien facultadas para juzgar su autenticidad la tomaban en serio. Tercero, porque era un individuo identificable en medio de una de las grandes historias internacionales de nuestra época”.

Como comenté en este reportaje y en este post, en Internet somos gracias a la interacción y a los contactos. El periodista creyó en Amina porque ella interactuaba de forma realista (con una voz auténtica) y porque la avalaban quienes estaban en posición de hacerlo (sus contactos). El hecho de que no haya por ahora otros modos de validar una identidad digital nos convierte en seres imprecisos. Por eso el jueves mi discurso se titula “Posgraduados 2.0: La vida en Facebook y más allá”.

Apúntate a mi Tertulia y recibirás mis notas directamente en tu buzón.

Tags:


Comentarios

Em va agradar molt el teu discurs

La identidad digital es un arma de doble filo, ya que, depende del buen o mal uso que se haga de ésta.

Este hombre que citas, alias Amina, no ha hecho probablemente más que otorgar su voz a los cientos o miles de casos reales de represión de la mujer en todas sus formas (violaciones, lapidaciones, asesinatos por supuestos adulterios, etc.), máxime si sus opciones sexuales no son acordes a la ortodoxia musulmana y en los países islámicos.

Para un servidor, y sin justificar en absoluto la mentira y el engaño, este hombre ha otorgado su voz a aquellas personas que no tienen voz, o ni siquiera la posibilidad de tenerla. Y si tenía visos de credibilidad, por algo será y es que, aún no siendo ni lesbiano, ni musulmán, ni hubiese sido secuestrado, probablemente, en su fuero interno sí comulgase sinceramente con los pesamientos, los sentimientos,las acciones y los sufrimientos de las anteriores.

Pablo, gracias por comentar. Para mí, la identidad digital “es”. Por el caso “Amina” se movilizaron activistas que sí eran quienes decían ser, poniendose incluso en riesgo. Como señalas, existen miles de casos reales de represión. Quizás podemos empezar por apoyar a los que ya existen. No hace falta suplantarlos y generar una desconfianza que afectará para mal al próximo blogger que denuncie y del que nos preguntaremos si existe realmente. A eso me refiero cuando hablo de que nuestra entidad on-line es difusa. En el caso Amina, los beneficios a mi entender no son superiores a los costes generados. En cuanto a las intenciones de quien lanzó el órdago, él mismo las expone aquí: http://www.washingtonpost.com/blogs/blogpost/post/tom-macmaster-the-man-behind-a-gay-girl-in-damascus-i-didnt-expect-the-story-to-get-so-big/2011/06/13/AGhnHiSH_blog.html

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)