El amazonismo furibundo | Neus Arqués

El amazonismo furibundo

En el suplemento dominical de El País leó este artículo de Javier Marías: ¿Por qué tantas mujeres están tan furiosas?

El autor comenta la reacción airada que al parecer ha recibido una columna suya. Marías se enfada (más en la línea “no me entienden” que en la línea “no me he explicado bien”) por el enfado femenino que le ha caído encima.  Sostiene que es un tópico hablar de confusión masculina -“la idea de que los pobrecitos hombres ya no saben qué hacer ni cómo conducirse y andan acomplejados y desorientados”- ante el nuevo rol social de la mujer.  Me permito disentir: la prueba de que vivimos -ellos y nosotras- en un estadio de confusión nos la da su propio artículo. Marías está perplejo ante la airada respuesta recibida.

El resto del artículo aclara qué quiso decir el autor en la columna causante y, a tenor de lo que explone, parece posible que la respuesta haya sido excesiva. Este exceso, sin embargo, no me sorprende. En Marketing, Melinda Davis identificó hace ya unos años una tendencia de mercado que responde a lo que se ha dado en llamar “Amazonismo furibundo”.

El “Amazonismo furibundo” sostiene que son muchas las mujeres “enfadadas”, víctimas de la combinación letal que representan el estrés ambiental y el sobreesfuerzo no reconocido, a los que sumar estereotipos de belleza inalcanzables. En su manifestación más intensa, estas nuevas amazonas pasan de “los hombres no son mejores” a “hombres y mujeres somos iguales” a “nosotras somos mejores que ellos”. 

   El amazonismo está siendo incorporado al nuevo lenguaje del consumo femenino en forma de mensajes “combativos”. No es casual que el diseñador Karl Lagerfeld cree, en su campaña para el champagne Dom Perignon, un mundo sáfico. Las imágenes de la campaña presentan a la mujer en compañía de otras mujeres. Los hombres aparecen como meras comparsas: en una de las fotografías, la modelo nos mira desde un palco del teatro. Sólo la rodean hombres pero carecen de rostro –por tanto, de individualidad: se cubren la cara con un antifaz.

 

 

 

Apúntate a mi Tertulia y recibirás mis notas directamente en tu buzón.

Tags: , , , ,


Comentarios

Aún no hay comentarios

Y tú, ¿qué opinas?

(requerido)

(requerido)