¿Cuál es tu historia? Beneficios de la narrativa para tu marca personal

Los profesionales, también los escritores, somos noticia no sólo por lo que hacemos sino por nosotros mismos. Nuestros clientes y/o lectores se preguntan por nuestra motivación. ¿Por qué ejercemos la profesión que ejercemos o escribimos lo que escribimos?

El tema me vino a la cabeza al leer esta confesión de la actriz Jean Harlow: “Me encanta que la gente piense que salí del arroyo. Se aburrirían si supieran que cuando cumplí cinco años mi abuelo me regalo un cubrecama de armiño”.  Los estudios de cine que la contrataron habían “retocado” su biografía con el fin de presentarla como huérfana desvalida y ocupar ese posicionamiento en el imaginario de los espectadores.

¿Cuál es tu historia? ¿Por qué haces lo que haces? ¿Cómo has llegado hasta aquí?

Crear una narrativa para tu marca personal te aporta estos cinco beneficios:

Jean-Harlow-jean-harlow-34533435-255-500Autoconocimiento: Para explicar tu historia antes necesitas entenderla. ¿Te ha sucedido alguna vez que quieres explicar el argumento de una película y te encallas porque no recuerdas bien la trama? Lo mismo sucede con tu propia vida. Antes de compartirla, necesitas preguntarte por la relación entre las distintas etapas.

Atención: Contar con una narrativa propia nos ayuda a captar la atención de nuestro público, en un entorno en el que la atención es precisamente el recurso más escaso. Construir una historia nos permite comunicar con mayor eficiencia nuestro mensaje a la persona o el auditorio que nos escucha. Según un estudio de la Universidad de Standford, recordamos veintidós veces más una historia que los mismos datos si nos los presentan de forma directa, no narrada.

Diferenciación: Tu narrativa, que contará con unos personajes y una trama, te hace distinta/o de tus competidores: “En Valencia hay miles de comerciales, pero yo me hice comercial porque….” “Soy terapeuta gracias a que un día…. “.

Empatía: Tu historia puede ayudar a otras personas que han pasado por circunstancias parecidas o que se plantean objetivos similares y que aprenderán de tu experiencia. No hay historias insignificantes, porque no hay personas insignificantes.

Medio: El ejercicio de contar tu trayectoria te ayuda a encontrar tu voz, el estilo con el que te comunicas y que te hace singular. También te ayudará a escoger tu mejor formato: por escrito –como es mi caso-, en video, de forma presencial…

Explicar la propia historia nos ayuda a entendernos mejor y, desde nuestra propia singularidad, nos acerca al otro de forma comprensible y memorable.

A diferencia de Jean Harlow, te recomiendo que no inventes y que busques la mejor manera de correlacionar los episodios ciertos de tu trayectoria que den coherencia a tu marca personal.

PD: Si has escrito tu historia, quizás te interese saber qué tienes que hacer para que te publiquen. En esta guía te lo cuento.

Tags:


9 Personas comentan